Lunes  10 de Junio de 2019

Esquivando la crisis: mediocridad de Mauricio, Armagedón de Alberto y consenso indispensable

Esquivando la crisis: mediocridad de Mauricio, Armagedón de Alberto y consenso indispensable

Mayoritariamente, los ciudadanos de Peronia son socialistas que quieren vivir con los lujos del capitalismo sin comprender que esa inconsistencia es tan infranqueable como insostenible resultando en crisis predecibles y lamentablemente, evitables. Bajo este contexto de recurrente terquedad conceptual insistiendo una y otra vez con más de lo mismo me relatan que esta elección será dicótoma porque faltan opciones políticas, cuando en realidad lo que escasea son argentinos dispuestos a considerar alternativas superadoras. Lamentablemente, es lo que hoy hay, se vota lo que se puede dadas las restricciones que imponen la mayoría de mis compatriotas.

La actual dicotomía electoral es un claro reflejo de lo básicos y chiquitos que nos hemos convertido en estos 74 años de desaciertos interminables e ininterrumpidos. La consecuencia ha sido obvia y contundente: este populismo berreta nos costó 35% de pobres que venimos amasando implacablemente desde 1945 al ritmo del bombo y el infaltable choripán.

Mucho por debatir a futuro pero en el marco de la institucionalidad republicana. Cuando la libertad está en juego, la economía no importa. Sólo un tonto o malintencionado puede ignorar la abrumadora diferencia entre la alternativa de Cambiemos y la kirchnerista. Todo problema tiene chances de ser resuelto en el entorno de la decencia y de la libertad. El indispensable debate de la ortodoxia fiscal, de la disciplina monetaria y de la apertura al comercio internacional solo podrá realizarse sobre la base de una república.

En este contexto, se hace indispensable concebir a nuestra nación sobre la base del diálogo y del consenso por una sencilla razón: la Argentina que se nos viene después de las elecciones si es que nuestra democracia sobrevive a ellas, es una que requerirá de audaces y muy dolorosas reestructuraciones en tres frentes ineludibles: previsional, fiscal y laboral. Es tan inmenso el desafío por delante que un partido en soledad no podrá articularlo. De esta forma, la única Argentina posible es aquélla basada en el consenso y el diálogo. Para realizar una cirugía estructural que será a esta altura impostergable, se requerirá institucionalidad, acuerdo político amplio, república democrática y por sobre todo, respeto libre de arrogancia partidaria, en especial la amarilla.

Las dos Peronias: ¿impuestos que se transforman en obras o impuestos que se convierten en bolsos que culminan en conventos? De a poco nos vamos acercando a momentos de definición para una elección que se encamina a ser tan dicótoma, esquizofrénica y extrema como la del 2015. Por un lado, la alternativa de Cambiemos describe a una opción plagada de frustrante mediocridad pero con un claro sesgo hacia la libertad institucional y democrática. Del otro lado, tenemos a un kirchnerismo abiertamente adulante del régimen del señor Maduro en Venezuela, aspecto que me autoriza a imaginar la palpable convergencia hacia un entorno dictatorial lleno de sabor K.

De esta forma y a pesar de masivas mediocridades en ambos bandos de la ecuación política, esta elección más que nunca dirime entre una república con una larga estela de problemas pero república al fin o un camino hacia la dictadura venezolana sin retorno posible. Si nos equivocamos en ésta, bien puede ser nuestra última elección. El “vamos por todo” esta vez será perfeccionado, antes se llevaron todo menos nuestra libertad, ahora y al ritmo de Venezuela, si los dejamos, irán también por ella. Y sin libertad, no tiene el menor sentido vivir.

¿Moderación o chiste? En esta coyuntura se hace muy útil analizar como fluctuó el riesgo país desde inicios de año. El CDS a un año estaba en 700 puntos por diciembre 2018 y actualmente cotiza en 1360. Claramente, hemos duplicado riesgo país en pocos meses fruto de un mercado que comenzó a descontar en forma prematura y exagerada la posibilidad de que el kirchnerismo ganase las presidenciales del 2019.

A partir de ese concepto, todas las variables de la economía real y monetaria están altamente infectadas por el virus K, virus que tengo la sensación comenzó a debilitarse desde el mismísimo día en donde se anunció el cambio de la fórmula mágica, esa que compite con la de la Coca Cola. De hecho, desde dicho evento hasta el cierre del viernes pasado, transcurrieron exactamente 15 ruedas y en dicho lapso el colapso en el riesgo país a un año ha sido de 423 puntos, enorme número.

De esta forma, los pibes que operan bonos argentinos en Wall Street han comenzado a descontar un escenario en donde el kirchnerismo comienza a debilitarse y en donde el macrismo empieza a resurgir y a recuperar terreno electoral al ritmo de una inflación que comienza a desacelerarse y de una economía real que como puede intenta estar un poco menos mal que en 2018. Mi sensación es que en mayo la imagen política de Cambiemos hizo piso y la del kirchnerismo hizo techo y desde entonces comenzó una lenta pero a la vez implacable e irreversible tendencia que irá debilitando paulatinamente las chances K en favor de un incremento de las posibilidades amarillas. Esta es la única razón por la que el CDS a un año ha colapsado 423 puntos desde el anuncio de la fórmula del siglo. Pensar que la reducción del riesgo país fue por la “sorprendente moderación K” implica una gigantesca ingenuidad.

Mucho se habla del enfado que el argentino medio tiene respecto a la coyuntura actual. Obviamente, doce años de despilfarro kirchnerista más tres años de mediocridad amarilla, han tornado al escenario económico en algo muy cruel e intragable para el ciudadano de a pie, ese que va a votar en breve, ese que está muy pero muy enojado. La mala noticia es que si nos equivocamos al votar en 2019, este escenario podrá ponerse mucho peor al ritmo de nuestros errores electorales. Definamos entonces dos escenarios alternativos y sumamente opuestos:

1) la Peronia potencial de Alberto,

2) la Peronia potencial de Mauricio.

La potencial Peronia de Alberto. Si llegase a ocurrir que el kirchnerismo ganase las presidenciales aspecto que considero muy poco probable, Peronia entraría inmediatamente en estado de crisis. El riesgo país a un año que cotiza en 1360 puntos saltaría en instantes a 3000 puntos, el dólar que hoy cotiza en 45 saltaría estratosféricamente a 100 y bajo esas circunstancias Argentina podría recrear muy rápidamente las condiciones prevalecientes en el 2001.

De esta manera, la forma más eficiente que tenemos los argentinos de regenerar una crisis es precisamente votando al kirchnerismo. Bajo el escenario K, la malaria del 2018 sería simplemente un juego de niños relativo a lo que comenzaría a ocurrir desde noviembre de este año. A pesar de que ahora el kirchnerismo le quiera hacer creer a Wall Street que esta versión será una llena de moderación, los pibes de Wall Street son muy rápidos y fuman abajo del agua, la sanata de la moderación para un movimiento K que estatizó las AFJP, que nacionalizó forzadamente a YPF, que restringió el movimiento de capitales vía un cepo cambiario, que recalculó los datos de la inflación con un nuevo Indec, lejos está de poder ser creíble esta vez y en cualquier otra vez. La hipótesis de que el riesgo país viene bajando porque se descuenta moderación K corresponde a una pésima lectura de cómo razona Wall Street. Wall Street sabe muy bien que el kirchnerismo sólo puede ser una cosa, aunque se vista de seda, y esa cosa ya la fumamos por doce largos e interminables años. El kirchnerismo es lo que es independientemente del número 1 al frente. No es un tema de personas, es un tema de concepto y de gestión.

La potencial Peronia de Mauricio. Al ritmo de un frustrante pero resiliente paso amarillo, la Argentina que nos espera si Cambiemos gana las presidenciales del 2019 es una de permanente mediocridad asistida. Para salir de donde nos dejó el kirchnerismo deberemos transitar un largo sendero de mediocridad con permanente asistencia financiera. Todo candidato a presidente que prometa lo contrario, miente descaradamente. Es una verdadera lástima que todos los personajes de Cambiemos se hayan hecho los tontos y no lo contaran cuando era necesario, allá por el 2016.

Sin embargo y a pesar de lo frustrante que suena este escenario, relativo al potencial Armagedón K, las diferencias serían notables. Irónicamente, la forma más efectiva de bajar la probabilidad de un crisis en 2020 es votar precisamente al gobierno que nos llevó a una crisis en 2018. Es lo que hay, los argentinos no están preparados para votar nada mejor. Vuelve a ser la elección del malo versus el pésimo pero la diferencia entre ambos escenarios es infinita. El potencialmente malo amarillo me asegura libertad y el potencialmente pésimo K me hace dudar seria y preocupadamente al ritmo de la adulación al dictador Maduro y su historia reciente.

Mi sensación es que la fórmula AF-CFK fue un fracaso desde su concepción. Las encuestas ya lo empiezan a reflejar notablemente y esto recién comienza. Posiblemente hayamos visto ya el piso de Cambiemos y el techo K, implicando que se viene una significativa reversión. De esta forma, existe una clara posibilidad de que ante un cambio en el escenario político que ya viene mostrando a Cambiemos recuperando terreno muy rápidamente, los activos argentinos procedan a neutralizar el exagerado movimiento hacia el escenario K ocurrido entre marzo y mayo de este año. Lo observado en estos últimos 15 días de rueda demuestra a acciones argentinas recuperando fuertemente y al riesgo país a un año colapsando significativamente. Si esta tendencia de reversión en favor de Cambiemos se mantiene y solidifica, bien pudimos haber visto un piso tanto en acciones como en bonos argentinos en mayo de este año y la incipiente recuperación de la mano de una tendencia electoral que denota una notable debilidad K desde el preciso día en donde se alteró la bendita fórmula.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000054,500058,0000
DÓLAR BLUE0,813061,500062,0000
DÓLAR CDO C/LIQ7,3969-73,4786
EURO0,901362,366062,4438
REAL0,034113,768313,7872
BITCOIN-0,546710.205,170010.213,8300
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,413260,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-8,108168,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-7,894770,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000060,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000141,50141,50
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,701,70
DISC USD NY1,792171,0069,75
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-1,017030.561,2700
BOVESPA-0,1100103.680,4100
DOW JONES-0,160027.076,8200
S&P 500 INDEX-0,01272.997,9600
NASDAQ-0,01008.153,5430
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,3333329,5911330,6934
TRIGO CHICAGO-1,0742177,6558179,5849
MAIZ CHICAGO-0,8690145,9587147,2382
SOJA ROSARIO0,0000242,0000242,0000
PETROLEO BRENT-5,172465,450069,0200
PETROLEO WTI-5,294159,570062,9000
ORO-0,34601.497,90001.503,1000