Escenarios para la educación superior 2021

“La tecnología ha llegado para quedarse se ha convertido casi en un mantra, pero no necesariamente porque a fuerza de ser repetido se cumpliría sino más bien como una convicción que se ha comprobado a lo largo de la historia.

El nuevo método de enseñanza presencial mediado por plataformas ha demostrado ser eficaz no solo como un momento paréntesis, como algo que funcionaría solo para tiempos de pandemia, sino como una herramienta eficaz para afianzar conceptos que aluden a mantener las altas expectativas impuestas en las instituciones educativas. Es decir, estas plataformas no solo ayudaron a un momento excepcional, como adaptación al contexto, sino que podrán seguir potenciando los procesos de enseñanza-aprendizaje universitarios.

El escenario sanitario planteado por el Covid-19 sigue siendo adverso, o al menos sin una rápida solución en el horizonte próximo de inicio de clases.

En este contexto, poder asegurar el 100 % de la oferta académica, y con los mismos estándares de excelencia, es la misión y razón de ser de todas las instituciones de altos estudios de cara a 2021. Esto es lo que venimos haciendo desde la Universidad de Morón a través de la plataforma tecnológica especialmente diseñada para fines educativos en pos de asegurar a nuestros alumnos disponibilidad y calidad. Lo que es seguro es que quienes no logren este objetivo, quedarán atrás en la carrera académica.

En la actualidad, detectamos que el marco normativo -donde la Ley de Educación Nacional es la principal legislación- contempla dos modalidades de cursada: la presencial y a distancia, considerando a esta última como “la opción pedagógica y didáctica donde la relación docente-alumno se encuentra separada en el tiempo y/o en el espacio . Sin embargo, por el momento no explora otras opciones que se hicieron evidentes y necesarias durante la pandemia.

Ésta, que podría convertirse en una tercera modalidad, deberá recoger las experiencias de este año; una presencialidad mediada por plataformas de enseñanza, con la posibilidad de clases sincrónicas, la autogestión del contenido, etc., que supone una serie de beneficios y modos de relacionarse con los contenidos educativos, las clases, e inclusive con el uso del tiempo, que son diversos.

A su vez, se habilita otra idea de la eficacia y la disponibilidad, dos pilares de la enseñanza universitaria. Mientras que la eficacia asegura la toma de decisiones de manera consciente priorizando un impacto positivo sobre su alumnado, la disponibilidad hace posible materializar a la institución educativa en instancias donde antes no se encontraba, dando soporte a los estudiantes así como satisfaciendo sus deseos de crecimiento.

Hay una carrera tecnológica que está planteada y la pregunta por la adaptación al contexto tiene que ser trascendida por la de la excelencia; con qué herramientas y experiencias contamos luego del 2020 para poder seguir avanzando en el camino de la calidad educativa.

Es mediante la puesta en práctica de recursos como los que mencionamos que, en momentos críticos como el presente, podemos poner en valor lo que hacemos sin que todo lo resuelto se trate simple y llanamente de un proyecto de transición. Creemos que la planificación es la mejor forma de seguir anticipándonos e incidiendo en la construcción de la educación que queremos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios