Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

¿Es posible importar?

Imagen de MARTÍN CLÉMENT

MARTÍN CLÉMENT Gerente General Clément Comercio Exterior

0
¿Es posible importar?

En momentos donde la importación está siendo objeto de innumerables cuestionamientos a raíz de la simplificación para el ingreso de distintos tipos de bienes, es importante conocer cuáles son los puntos críticos para que un proyecto de importación resulte exitoso, acotando el riesgo con una adecuada planificación.

Inscribirse como importador ante AFIP y los demás organismos intervinientes según el producto: Senasa, INAL, Anmat son los más comunes pero existen muchos otros.

Solicitar una cotización completa ,la que además de los datos del vendedor y comprador deberá contener el detalle del producto, cantidad, origen, precio y moneda, peso bruto y tipo de los embalajes.

Clasificar la mercadería por especialistas. Con esto se podrá determinar el tratamiento arancelario e impositivo de la operación, además si corresponde tramitar Licencias Automáticas o No Automáticas (LNA).

Estudiar las intervenciones previas cuya tramitación puede demorar meses y a veces su costo es determinante para reformular el proyecto. También si aplica alguna restricción para ingresar por determinada aduana o bien si debe presentarse algún documento en especial, como puede ser un certificado de origen o de libre asbestos.

Analizar si se podría gozar de preferencias arancelarias. El derecho de importación puede verse reducido cuando el origen de la mercadería es de un país con el cual se tiene algún acuerdo (Mercosur, otros de ALADI, India o Israel). Incluso es posible importar algunos bienes de capital usados sin mayores inconvenientes.

Gestionar la SIMI. Una vez tramitada por el despachante de aduanas, debe ser autorizada principalmente por la Secretaría de Comercio y por la AFIP. En caso que la mercadería esté sujeta a LNA, además de su registro es probable que se deba solicitar audiencia para explicar en qué consiste el plan comercial (cantidades, precios, etc.). Los estados se visualizan en el sitio web de la AFIP con clave fiscal.

Estudiar la logística. Existe gran cantidad de intervinientes en la operativa que deben ser coordinados adecuadamente para lograr los menores tiempos y, por ende, que el costo final sea muy aproximado al planificado. Evaluar agentes de carga, transportistas, depósitos fiscales, despachantes de aduanas y otros gestores es clave para tener cierta previsibilidad.

Analizar la forma de pago al proveedor. Hay distintos mecanismos de pago desde la transferencia hasta el crédito documentario, cada uno con sus costos y características. Los principales bancos no solo asesoran sino que algunos cuentan con plataformas electrónicas para contactos comerciales en el exterior.

Minimizar errores. Cualquier declaración inexacta en el despacho corre serio riesgo de ser detectada por el servicio aduanero, hasta 5 años luego de la nacionalización, gracias a los controles informáticos que realiza la AFIP. Revisar a tiempo la documentación que se aportará en el despacho es clave para esto.