Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Es posible, e imprescindible, llevar a cabo una política productiva

HORACIO LOSOVIZ Presidente de la Fundación Crear

0

Una herencia complicada: ante el peso del conjunto de los impuestos (aproximadamente 40% del PBI) y el monto total de subsidios, prestaciones sociales y gastos del Estado, que generan un déficit anual superior a 7% del PBI, resulta evidente que estamos reduciendo, en forma importante, la capacidad de la economía real, para subsistir, crecer y generar nuevas inversiones, a favor de sectores no productivos.

Modificar esta ecuación implicaría un costo social inaceptable. Corregir esta situación es indispensable para lograr un mejoramiento sostenido en el tiempo.
La obtención de financiamiento internacional, a partir del fin del cepo cambiario y el arreglo con los holdouts, nos da tranquilidad y tiempo para modificar la situación actual. Nuestra historia nos ha enseñado que, sin un crecimiento sostenido de nuestra producción y de nuestras exportaciones, terminaremos inevitablemente en un colapso.

En el mundo actual, en que casi todos los países enfrentan situaciones de crisis, no es fácil competir con los precios de los productos importados e incrementar nuestras exportaciones, especialmente de productos elaborados. Por eso, es necesario dar señales claras y concretas al sector productivo que generen confianza y nuevas inversiones.
A título de ejemplo:

1. Impulsar, desde todos los niveles estatales, la radicación de emprendedores en las áreas de actividad industrial. A éstos, previa aceptación de su proyecto, se le dará (gratis por un plazo de dos años) la estructura administrativa y contable, para que se concentren en la actividad industrial. Para ello, si fuera necesario, se podrán construir pabellones simples para ser subdivididos. Hay que estudiar los mecanismos y que sean fuente de ocupación laboral. El Estado proveerá créditos promocionales, hasta un máximo del 75% de la inversión total con un plazo de gracia de 12 meses. A partir del tercer año los servicios serán pagos, a opción de los beneficiarios.
No habrá resultados significativos a corto plazo, ni conviene que sean inicialmente muchos casos, para los controles obvios. Sería una muy buena señal y el comienzo de un camino a recorrer.

2. Crear la Compañía Nacional de Promoción de Exportaciones. Puede ser con participación del sector privado. Sus metas son las siguientes:

a) Crear la ‘Marca Argentina’, que genere confianza en el mundo: Que los productos ofrecidos cumplan estrictamente con su descripción y con las exigencias de los países compradores (fundamental en alimentos).

b) Apoyar con publicidad la imagen de nuestros productos, como lo hacen Australia y Nueva Zelandia. Presencia activa y de calidad en exposiciones y ferias industriales especialmente de alimentos.

c) Licitar, a través del Estado Nacional, la contratación de fletes para abaratar costos. Esto es fundamental, previo a las cosechas, por ejemplo de frutas y algunas verduras y hortalizas. Al costo se le agregará un pequeño margen y aún así sería significativamente más barato que la contratación individual.

d) Desarrollar centros de recepción propios en los principales mercados. Esto ayuda a la comercialización, mejorando así los términos de negociación.

e) Asesorar al Gobierno Nacional en negociaciones y exigencias de cumplimiento en otros países.

f) Impulsar un Acuerdo global con China, en razón de que existiendo un poder central que toma todas las decisiones se pueden acordar diversos temas. El objetivo será alentar compra de equipos no fabricados en nuestro país, asegurando China que no afectará, por un tiempo, la actividad de otras empresas que por costos no pueden competir con ella. De igual manera se impulsarán acuerdos de inversiones y de compras de materias primas producidas en nuestro país.

g) Estudiar mercados y promocionar potenciales negocios. Particularmente la participación de empresas medianas y pequeñas, en la cadena de valor de empresas multinacionales.

h) Estudiar los mecanismos que permitan reducir los costos locales de transporte, a productos de poco valor individual y grandes distancias, cuyo destino sea la exportación.

i) Alentar la exportación de servicios informáticos, a través de contactos con empresas internacionales, que manifiestan su interés de invertir en nuestro país.

f) En la actual situación de crisis internacional, debemos aplicar medidas proteccionistas para nuestras industrias, en forma racional y transitoria. No caer en la tentación de reducir precios a través de la importación, afectando seriamente actividades locales

3. En la comercialización interna existen significativas diferencias de precios entre el productor y los puntos de ventas. También existen prácticas inaceptables por parte de los supermercados que deben corregirse.
Con estas sugerencias, se intenta trasmitir que, además de las acciones fundamentales macroeconómicas, es necesario comenzar un debate orientado al desarrollo del sector productivo que genere confianza y mayor tranquilidad sobre su futuro.
Estas medidas u otra no deben tener costo relevante para el Estado.