DEBATE

Equipos que construyen la empresa que queremos

El motor de las grandes transformaciones en las compañías son las personas y su interacción, por eso es fundamental el modo en que se organizan y cómo trabajan para lograr resultados superiores, haciéndolo de manera conjunta.

En Holcim estamos convencidos de que una cultura de desempeño por encima de las expectativas se apalanca en los equipos de trabajo y así es como se obtienen mejores resultados. Líderes con la habilidad de conformar equipos diversos, con sólidas competencias, complementarios y capaces de lograr resultados por encima de las expectativas. Líderes que puedan motivar y enganchar a los colaboradores para desafiarlos a rendir al máximo potencial.

Por ello es que el año pasado lanzamos un programa para todas las áreas de la compañía (con foco inicial en directores, gerentes y sus reportes directos) para trabajar en la construcción de equipos de alto desempeño. A través de la generación de confianza, del conocimiento de los integrantes y de generar espacios de conversación constructivos, se puede lograr un desempeño superior y sostenible que permita generar sinergia entre los integrantes y que éstos puedan desarrollarse, se sientan desafiados y conectados, y que esto les permita lograr eficiencias para trabajar mejor con un excelente clima de trabajo.

La dinámica inicial (aproximadamente dos semanas antes del primer encuentro) incluyó mediciones y evaluaciones online para diagnosticar el funcionamiento de los diferentes equipos, que estaban orientadas a las interacciones entre los miembros, sus comportamientos y sus estilos diferenciados.

Una vez que se consolidaron esos resultados y se generó un diagnóstico del equipo, se llevó a cabo una primera reunión para identificar fortalezas y áreas de mejora. El resultado de ese encuentro fue contar con un conocimiento más en profundidad de los integrantes y las dinámicas del equipo, llevándose acciones concretas a trabajar en cada reunión posterior, para luego poder trabajar en otros talleres, sobre los emergentes específicos de cada uno, con la facilitación y moderación de un consultor.

A medida que avanzaba el proceso se definía una nueva medición para revisar avances y cambios logrados, y hacerles los ajustes necesarios.

Este programa contribuyó (y seguirá haciéndolo) a afianzar lazos entre los equipos y sus líderes, alineando expectativas, subiendo la vara y preparándonos a todos para continuar trabajando en la empresa que queremos, en una organización que promueve resultados superiores, desarrollo de su gente y compromiso.

Tags relacionados