Lunes  10 de Agosto de 2020

Entre las incertidumbres y un programa económico

Entre las incertidumbres y un programa económico

El cierre del acuerdo de la deuda en jurisdicción de Nueva York logrado por el Gobierno es un hito muy importante en términos macroeconómicos, que ahora deberá pasar a complementarse con otro hito que va a ser la negociación con el FMI.

Evitar el default explícito y normalizar las relaciones financieras con el exterior es uno de los tres aspectos por los cuales se va a medir en los libros de historia la presidencia de Alberto Fernández. Los otros dos van a ser la gestión sanitaria, en materia de vidas salvadas respecto a países vecinos, frente a la pandemia del Covid-19 y la puesta en marcha de la economía de un modo sostenido, tal que se empiece a revertir la estanflación del bicentenario -el epílogo del super ciclo de precios de commodities- en que está sumergida la Argentina.

Si el gobierno del presidente Fernández vino a ser algo útil en la Argentina de fines de 2019, algo que todavía está en juego, fue provocar un cambio significativo de políticas públicas dado el fracaso del esquema anterior. Los economistas decimos que el principal propósito de un viraje de políticas e instrumentos es ayudar a que la economía se estabilice y pueda crecer. Pero en realidad esto es condicional a algo más importante: el principal propósito del viraje de políticas ha sido, en la historia, el de calmar a la sociedad y reducir las tensiones sociales.

Esto implica política y gobernabilidad atrás de un curso de acción. O sea que es irrelevante que se diga que esto se podría haber hecho diferente o mejor, porque ninguna de esas alternativas -ni el mejor de los equipos con la mejor de las estrategias- podía pasar el test, doméstico y no internacional, que la propuesta de Martín Guzmán obtuvo.

Del mismo modo, los economistas tenemos un punto muy fuerte cuando decimos que un programa económico explícito o implícito (lo que incluye un relato del desarrollo) es necesario para guiar las expectativas que determinan el consumo, la inversión, el empleo y casi todo lo que pasa en una economía.

"Mi política es la incertidumbre", es una frase que muchas veces usamos para caricaturizar algo que no suena nada bien en economía. En tiempos en que la incertidumbre es amplia o ambigua, como ocurre ahora con el Covid-19, tener un esquema macroeconómico a la salida de la negociación con los acreedores es algo muy importante para la economía que viene.

Por eso resulta llamativo que el Presidente y el ministro de Economía digan exactamente lo contrario: que la incertidumbre es precisamente la razón por la que no es conveniente tener un plan. Esto necesita alguna reflexión para no caer en la jerga televisiva light de cada día. "Por ahí la incertidumbre delata que no saben, es una incertidumbre de conocimiento", me escribió el otro día un amigo, que se supone (o al menos él supone) que sabe.

La incertidumbre que hoy impide que tengamos un plan o programa macro va más allá de una incertidumbre técnica o de parámetros o supuestos, es decir los conocidos "shocks" que cambian las condiciones iniciales. La que hace referencia el gobierno suena a una incertidumbre de economía política o de gobernabilidad y dice: podrás hacer el programa más lindo y sólido en los papeles y con un equipo de lujo pero si todo eso no pasa el test de gobernabilidad no hay programa que valga.

Marzo de 2001 es el ejemplo más vívido que puedo citar. Y muchas veces los shocks que forman parte de la primera incertidumbre se trasladan a esta segunda forma de incertidumbre, que es letal para la política económica. Pero más allá de los economistas por un lado y el gobierno por el otro, la verdadera incertidumbre que hoy hace difícil esbozar un programa económico es mucho más estructural, de largo plazo y global que lo que nos imaginamos.

Es una incertidumbre sobre la cual va a ser la organización económica hacia donde va a moverse la economía global y también la nuestra y sobre cómo vamos a procesar la montaña de gasto y de deuda que esta pandemia le va a dejar a las generaciones futuras, que se suma al problema del cambio climático y al de la bancarrota de los sistemas previsionales. Lo que viene ocurriendo en el mundo no pasa el test moral del bien común cuando pensamos en las generaciones futuras.

Es decir que hay lugar, si bien no por las razones que escuchamos desde el Gobierno, para el argumento de que existe una incertidumbre estructural pospandemia que hace complejo pensar en un programa económico convencional como el que va a emerger en la discusión con el FMI y que el Gobierno va a tratar de modificar hacia algo nuevo. Ir a negociar con el FMI es diferente a negociar con los bonistas porque el Fondo es un organismo de Bretton Woods que se supone tiene que leer y entender el contexto global cambiante actual y proveer bienes públicos internacionales como la estabilidad financiera.

No es que el esquema tradicional del Fondo está ahora, o ya estaba desde antes, mal. El problema es que tiene que emerger algo nuevo adaptado al nuevo contexto en donde deben entenderse cuestiones más complejas de política fiscal y tributaria y de financiamiento dentro de una posible reorganización económica. Estas cuestiones no están resueltas siquiera para los países desarrollados, es decir la agenda estará abierta.

Pensar que todo va a ser igual, incluyendo la negociación con el FMI es una forma común de resistirse a creer que hay un cambio en curso. Del otro lado, creer que ese cambio nos manda, porque sí, a tener más Estado e intervención y que la estanflación del bicentenario es un invento de economistas ortodoxos es para mí uno de escollos más serios que veo para que del lado argentino se piense en serio.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,313575,000080,0000
DÓLAR BLUE1,3889142,0000146,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,6040-148,5393
EURO0,030289,353189,3953
REAL0,100713,512913,5159
BITCOIN0,857310.775,780010.781,1200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000029,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,526317,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-10,000018,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000029,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000085,0085,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,801,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,283042.077,9100
BOVESPA-1,150094.666,3700
DOW JONES-0,480027.584,0600
S&P 500 INDEX-0,48133.351,6000
NASDAQ-0,290011.117,5250
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4517364,4057366,0592
TRIGO CHICAGO-0,2272201,7230202,1823
MAIZ CHICAGO-0,6135143,4982144,3840
SOJA ROSARIO0,0000281,5000281,5000
PETROLEO BRENT-3,747340,840042,4300
PETROLEO WTI-3,867039,030040,6000
ORO1,20671.895,40001.872,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology