Entre el Mundial y las elecciones: conseguirá Brasil un hexa en 2018

A horas de comenzar un nuevo Mundial, las propagandas en la televisión acuden al tradicional discurso publicitario de que Brasil es “un país unido detrás de su selección en busca de su hexacampeonato. Pero en esta ocasión, nada más lejano. La copa del mundo no sólo encuentra al país desunido; es un evento que será visto de reojo por millones de brasileños que saben que luego en seguida Brasil tendrá un evento mucho más crucial: las elecciones presidenciales de octubre. Los comicios serán cruciales, pero no definirán nada en cuento el conflicto de fondo seguirá estando abierto. Y en medio de todo, después de un par de meses en silencio –o en compás de espera– en el medio se encuentra Luís Inácio Lula da Silva.

Una reciente encuesta mostró que la prisión en Curitiba no le ha quitado intención de voto; por el contrario, ésta ha crecido. Lula sigue liderando por casi el doble que su inmediato seguidor, Jair Bolsonaro, en votos para la primera vuelta. Los cuatros candidatos siguientes sumados no lo alcanzan – aunque los que no tienen candidato superan el 20%. En segunda vuelta, Lula fácilmente sale vencedor de la disputa contra cualquier rival. Si Lula no es candidato, ningún opositor prácticamente incrementa la intención de voto en primera vuelta. En una segunda vuelta, los resultados son muy diversos.

De todas maneras, Lula ha manifestado recientemente que pretende disputar su hexa-elección presidencial – salvo que le presenten alguna prueba de culpabilidad por los hechos sobre los cuales ha sido condenado. En ese caso, afirmo, renunciaría a presentarse. De todas formas, caso no se presente, el resultado electoral puede ser otro si Lula indica un candidato. En ese caso, 30% de los electores afirman que sin duda lo votarían mientras que 17% sostiene que quizás lo haría – si estos últimos efectivamente lo hacen, este candidato podría vencer en primer turno. En contrapartida, mientras 51% afirma que no votaría un candidato indicado por Lula, 65% afirma que no votaría uno apoyado por el ex-presidente Fernando Henrique Cardoso y 92% rechazaría uno que lo sea por el actual presidente Michel Temer.

Para sectores opositores al líder del Partido de los Trabajadores (PT) estos datos han sido un shock. La tesis o esperanza que colocar a Lula en la cárcel le quitaría credibilidad ante la población no se ha verificado. Peligrosamente, en algunos medios, como la Folha de São Paulo, se ha comenzado a calificar la situación de “anormal o “exótica . Así, la disputa continúa polarizándose. Los contrarios a Lula se vuelcan a Bolsonaro que representan la versión más violenta (“estoy a favor de la tortura , por ejemplo, ha declarado) del antipetismo y sus seguidores del líder del PT muestran no interesarle “representantes alternativos como Ciro Gomes o Marina Silva.

En medio de la insistencia popular en votar a Lula, las encuestas muestran que los propios principales medios de comunicación del país sólo le resultan confiables a menos de 20% de los brasileños. Esto en consecuencia o como factor explicativo de que ya están abandonando cualquier forma de imparcialidad formal en su trato al expresidente. Por ejemplo, la Folha de S. Paulo afirmo que Lula estaba "vetado por la justicia" de participar en las elecciones, lo que llevó al senador del PT Lindbergh Farias (PT-RJ) a preguntarle al medio en dónde se encontraba ese fallo.

Pero juntamente a la prensa, otros sectores relacionados a la encarcelación de Lula también vienen perdiendo credibilidad en la población. Más del 80% de los brasileños desconfía del Poder Judicial que llevó a Lula a prisión. Peor está el Presidente “más impopular de la historia de Brasil , Michel Temer, cuyo índice de aprobación no superaba mucho “el margen de error .

Se esperaba, como escribió Celso de Barros en la Folha de São Paulo, que la prisión de Lula hiciera que sus electores migrasen a otro candidato de izquierda, para que así los de Bolsonaro fuesen para Geraldo Alckmin del grupo gobernante. Pero nada de eso sucedió. Así, continua Barros, la nueva encuesta presente datos casi exactamente iguales a la de abril pasado – que, tan cerca de las elecciones, constituyen un resultado muy diferente…

Tags relacionados