Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Enojo macrista con Bordet e Insfrán empuja futuros premios y castigos

ANALÍA ARGENTO Editora de Política y Opinión

0
Enojo macrista con Bordet e Insfrán empuja futuros premios y castigos

En el Gobierno nacional se mide lo que ocurre en el Congreso en términos futbolísticos: dos tiempos para un mismo partido. El primero terminó ayer a la mañana cuando con 165 votos a favor se impuso el oficialismo con sus aliados en Diputados, incluidos los votos de algunos legisladores que ingresaron a la cámara Baja por las listas del Frente para la Victoria.

Dos triunfos políticos para Mauricio Macri en el transcurso de 20 horas: la aprobación de las leyes que habilitan el acuerdo con los buitres en Diputados y horas antes, el martes, los dictámenes a favor de los pliegos de Carlos Rozenkrantz y Horacio Rosatti para la Corte Suprema de Justicia en la comisión de acuerdos del Senado.

En términos de la ex Presidenta Cristina Fernández, no fue magia. El ‘tejido’ político comenzó incluso antes de la asunción del Presidente, con la elección de Rogelio Frigerio como Ministro del Interior y con la adición a esa cartera de las áreas de Obras Públicas y Viviendas y también con la designación de Emilio Monzó como presidente de la Cámara de Diputados.

Completan el equipo Nicolás Massot, jefe del bloque del PRO; Nicolás García de Luca, viceministro del Interior; Luciano Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli.

En el equipo del Senado, donde desde ayer ya se juega el segundo tiempo del mismo partido, operan Gabriela Michetti y Federico Pinedo y la pelea es uno a uno: convencer a los senadores de la oposición para que acompañen el proyecto macrista como ocurrió en Diputados. Es más: ayer Frigerio recibió en su despacho a Carlos Reutemann y antes al peronista Omar Perotti con todos los intendentes santafesines del PJ. A ambos les prometieron colaboración.


Pero la colaboración y la gobernabilidad, dicen, es un ida y vuelta. Es por eso que ayer celebraban "el compromiso" de los diputados que responden a varios gobernadores, entre ellos resaltaban al salteño Juan Manuel Urtubey; la santiagueña Claudia Abdala Ledesma; el chubutense Mario Das Neves; el pampeano Carlos Verna; el riojano Sergio Casas y hasta la actitud de los hermanos Rodríguez Saá.

También en el Patio de las Palmeras hubo quien destacó "el éxito" del diálogo con el neuquino Omar Gutiérrez (quien recibió adelanto de coparticipación hace menos de diez días); el cordobés Juan Schiaretti y Miguel Liftchitz, de Santa Fe, después de que parte del socialismo acompañara fuertemente en el recinto.

Un párrafo aparte para Misiones, donde el diálogo con el gobernador Mario Passalacqua dio evidentes frutos: Maurice Closs, su antecesor, defendió su voto con el argumento de que pesa más el federalismo y la necesidad de las provincias que la disciplina partidaria.


"El apoyo a resolver una cuestión estratégica de nuestros primeros meses de gestión se traducirán en obras de infraestructura para las provincias", señaló un funcionario a riesgo de quedar entrampado en un ‘canje’ con los gobernadores que pocos días atrás desmentían. A pesar de haber conseguido un triunfo holgado, en la Casa Rosada señalaban ayer a quienes votaron negativo y los diferenciaban de quienes votaron "bien".

El encono tenía en el primer puesto de la lista al formoseño Gildo Insfrán y el entrerriano Gustavo Bordet, cuyos diputados votaron en contra. Ambos estuvieron con Frigerio días atrás y Bordet incluso habló a favor del acuerdo.


En plena negociación por los buitres y la Coparticipación hubo ‘mimos’ desde Cambiemos, especialmente hacia Bordet. Precisamente después de haberse reunido con el ministro del Interior en la primera semana de este mes el ministerio de Hacienda adelantó a Entre Ríos
$ 300 millones en concepto de Coparticipación para "cubrir dificultades financieras transitorias" según se publicó en el Boletín Oficial.

Por eso la sorpresa. Y por eso ya se habla, metafóricamente, de futuros premios y castigos: futuras ayudas hacia ambos gobernadores podrían congelarse o simplemente dilatarse próximamente, según dejaban entrever los negociadores más duros.


Sergio Uñac, de San Juan, ha sido otro mimado por la Casa Rosada desde donde se puso en marcha un operativo de seducción para alejarlo de José Luis Gioja. Uñac quedó a mitad de camino: "Yo le pedí a los diputados que votaran a conciencia teniendo en cuenta el marco del acuerdo que se presentaba" dijo ayer mientras se preparaba para hablar en el Senado hoy. También reveló que la diputada Graciela Caselles le informó previamente que votaría con el Gobierno: "Ella me consultó y a mí me pareció oportuno que votara de esta manera", endulzó los oídos de los funcionarios nacionales.

El chaqueño Domingo Peppo venía despegándose de Jorge Capitanich que impulsó en el FpV de la provincia norteña una resolución para obligar a sus legisladores a votar en contra. El FpV votó negativamente pero Gustavo Martínez Campos votó a favor. No lo cuentan en la Rosada en el haber de Peppo, aún cuando trabajan en sintonía, porque Martínez Campos ya había migrado al Bloque Justicialista con Diego Bossio y compañía.


De las críticas no se salva Sergio Massa, a pesar de haber acompañado al oficialismo. Le endilgan "falta de conducción". "Se fueron de la votación Felipe Solá, Rodolfo Daer y Facundo Moyano", chicanean ahora que encontraron un flanco débil para apuntarle al dirigente renovador que ganó en imagen y en posicionamiento, aún habiendo quedado tercero en la elección presidencial.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar