Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En un mundo ideal

MARTÍN CLÉMENT Gerente General de Clément Comercio Exterior

0

Durante el transcurso de este primer año del nuevo gobierno se han ido instrumentando varias medidas tendientes a transparentar y agilizar los procedimientos de desaduanamiento de las mercaderías. Ventanilla única, nuevos canales de selectividad, sistemas electrónicos de notificación son solo algunas de estas herramientas inmersas en el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio dentro de la OMC, cuya entrada en vigencia a nivel internacional y nacional es inminente. Este acuerdo busca una suerte de "mundo ideal" para operadores y funcionarios, dando pautas mínimas tendientes a agilizar los trámites aunque sin afectar la fiscalización de las operaciones.

Quizás una de las medidas más innovadoras es la que dispone mantener procedimientos que permitan la presentación de la documentación e información requerida para tramitar la liberación de las mercaderías antes de su llegada. Si bien actualmente existe la declaración para el despacho "directo a plaza" su uso está reservado a determinadas operativas o mercaderías.

Otro cambio que este acuerdo podría traer está relacionado a los casos de infracciones con imposición de multas, donde podrá exigirse una garantía para liberar los bienes. Nuestro Código Aduanero ya recepta esta posibilidad, aunque la reglamentación impone para ciertos casos aportar un aval bancario, imposible para la gran mayoría de los operadores, o bien dinero en efectivo, haciendo económicamente inviable esta alternativa en épocas inflacionarias.

Por otro lado, el Acuerdo también alienta a los países a publicar periódicamente y de manera uniforme información relativa al plazo medio necesario para el despacho de las mercancías, lo que podría representar una interesante base para que los operadores puedan realizar un verdadero benchmarking de su desempeño.

Asimismo, se reflota el antiguo proyecto de operadores "confiables" para quienes se establecerán medidas adicionales de facilitación en relación con formalidades y procedimientos, siempre que satisfagan criterios elaborados y aplicados de modo que eviten discriminación entre los operadores y, en la medida de lo posible, que no restrinjan la participación de las pequeñas y medianas empresas. Entre otras ventajas, estos operadores "autorizados" podrán gozar de menores requisitos y documentación, un bajo índice de inspecciones físicas, utilización de garantías globales, e incluso una sola declaración de aduana para todas las importaciones o exportaciones realizadas en un período dado.

Sin dudas que haber adherido a este Acuerdo representa una gran oportunidad para modernizar nuestra normativa y procedimientos. Aunque para que esto sea efectivo, debería complementarse con objetivos de gestión, incluso con premios por el cumplimiento de metas (como ya existe respecto a las denuncias por posibles infracciones), para que los resultados de los procesos en tiempo y costos se vean efectivamente reducidos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar