Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El veto presidencial deja atrás un obstáculo para el crecimiento y el empleo de calidad

Imagen de JULIÁN A. DE DIEGO

JULIÁN A. DE DIEGO Profesor Derecho del Trabajo y Dir. Posgrado en RR HH U.C.A.

3
El veto presidencial deja atrás un obstáculo para el crecimiento y el empleo de calidad

El veto presidencial fue una necesidad para volver al camino correcto, después de haber distraído tiempo y esfuerzo resistiendo una batería de ataques de la oposición fundado solo y únicamente en minar el futuro apostando al fracaso del Gobierno de Macri. La oposición eligió el plano social como el más vulnerable, y por ende, como el más proclive a avances y retrocesos, y por ser la base del modelo populista.

El paso siguiente del veto presidencial que no está supeditado a formas especiales, es el de devolver el proyecto de ley observado mediante un mensaje según la forma de instrumentación más usada, o por decreto, y en ambos casos se deberán acompañar los fundamentos y firmado por el Presidente Mauricio Macri. Debe complementarse con el refrendo ministerial de las áreas comprometidas, como es en este caso el Ministro de Trabajo Jorge Triacca (h.), y eventualmente con el Jefe de Gabinete de Ministros Marcos Peña. No existe el veto tácito en nuestro sistema constitucional como ocurre en algunos casos en los Estados Unidos.

En efecto, el art. 80 (CN) establece que se reputa aprobado por el Poder Ejecutivo todo proyecto no devuelto en el término de diez días útiles. Los proyectos desechados parcialmente no podrán ser aprobados en la parte restante. Sin embargo, las partes no observadas solamente podrán ser promulgadas si tienen autonomía normativa y su aprobación parcial no altera el espíritu ni la unidad del proyecto sancionado por el Congreso. En este caso será de aplicación el procedimiento previsto para los decretos de necesidad y urgencia.

En cualquier caso, el proyecto de ley anti-despidos está contaminado por una serie de errores legislativos, no establece con claridad el manejo de la opción entre la doble indemnización y la reinstalación, y transforma todo el sistema de indemnizaciones en una cruzada por obtener estos dos beneficios en forma irrestricta. Por ende, el veto total fue siempre la mejor fórmula.

En cuanto a los controles que puedan hacer nuestros tribunales y en particular nuestro Máximo Tribunal, se ha sostenido que se trata de una cuestión ‘no judiciable’. Al respecto, la Corte Suprema dijo: "Lo relativo al proceso de sanción y formación de las leyes, al constituir una atribución propia de los poderes constitucionalmente encargados de ello (el Congreso y el P.E., conforme a los artículos 77 a 84 de la C.N.), resulta por regla general, ajeno a las facultades jurisdiccionales de los tribunales" (fallos 53:420; 141: 271). Sin embargo, existen excepciones en los supuestos en que se demuestra la falta de concurrencia de los requisitos mínimos e indispensables que condicionan la creación de la ley‘(fallos: 256:566; 268:352).

En lo que hace al veto parcial o a la aprobación parcial de la ley, lo que implica respectivamente reconocer una parte de la norma como válida, y otra que resulte compatible como vetada, está admitido por nuestra Constitución. A su vez, la promulgación parcial de una ley no puede ser tácita ya que la propia Constitución en el art. 80 establece que se debe seguir el procedimiento de los decretos de necesidad y urgencia para instrumentarla (art. 99 inc. 3 de la C. N.).

Ahora que el veto presidencial despeja el camino, la pregunta es: con qué batería de medidas se compensa a la sociedad -no a la oposición, sino a la sociedad- con sus reclamos en torno de la estabilidad en el empleo y al deterioro de los ingresos por efecto de la devaluación y el tarifazo de los servicios de energía y de transporte.
La respuesta es simple, no se debe recurrir a los subsidios, ni al seguro de desempleo, ni a recursos análogos que solo representan parches o soluciones claramente insuficientes o propias de la inteligencia mágica.

La única respuesta posible es la de lanzar en todas las áreas de gobierno una campaña general de inversiones y en las que se privilegie a las de mano de obra intensiva y con ello generar multiplicidad diversidad de oportunidades.

Más notas de tu interés

Comentarios3
benedictodos800
benedictodos800 29/05/2016 04:19:26

EL HELICOPTERO YA ESTA PREPARADO Y CON TODO LOS COMANDOS AL DIA EN CUALQUIER MOMENTO EL GIGOLLO DE RECOLETA SUBE CON JULIANA Y ANTONIA A UN VIAJE DE PLACER JAJAJAJ

benedictodos800
benedictodos800 26/05/2016 04:16:22

LA CALIDAD DE ESO EMPLEOS , SERA EL ABONO MENSUAL A LOS SUBTE DEL AMIGO DEL PRESIDENTE PERO COBRARA MENOS QUE LOS CONGOLEÑO QUE LE FALTA 1 MANO Y NO TERMINARON LA PRIMARIA CON TURNOS QUE CAMBIABLES CADA 48 HORAS Y SIN OBRA SOCIAL UNA PAQUETERIA

Luis Angel Galarraga Anesetti
Luis Angel Galarraga Anesetti 23/05/2016 11:47:45

Cual es el empleo de calidad ¿?, sera aquel en el que el hombre se subyugue en la prepotencia del empleador y diga en un escrito , dejo mis derechos a cambio de la calidad del bolsillo de mi patron .. es solo eso nada mas