Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El valor de la innovación farmacéutica

FLAVIO DEVOTO Presidente de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales

0

La inversión en I+D (Investigación y Desarrollo) necesaria para llevar un producto del laboratorio al paciente era de unos u$s 300 millones en los 90 y actualmente supera los u$s 1000 millones. Los requisitos sanitarios son cada vez más rigurosos (requieren más pruebas y testeos) y la instalación de plantas de producción implica inversiones que se miden en miles de millones de dólares para respaldar tratamientos para pocos pacientes en todo el mundo, dado que se avanza hacia una medicina cada vez más personalizada.

Esta creciente inversión ha permitido que muchas enfermedades, que hasta hace pocos años eran incurables, actualmente sean tratables, y se hayan conseguido significativas mejoras en la calidad de vida de los pacientes.

En el caso del VIH/SIDA pasaron apenas 16 años desde que se produjo el reconocimiento de la enfermedad, en 1981, hasta que se introdujo la combinación de drogas que elevó la expectativa de vida de los pacientes de 10 a 24 años.

La sobrevida en cáncer de mama se duplicó desde los años 70, y ya desde la década de los 90 se encuentra por arriba de los 10 años. En linfoma no-Hodgkin, se incrementó 10 veces, pasando de 10 meses a 10 años. Otro ejemplo es la hepatitis C, que ya cuenta con una tratamiento que permite, en la mayoría de los casos, curar la enfermedad.

Si bien gran parte de la innovación farmacéutica se realiza en países desarrollados, Argentina tiene también una gran capacidad de innovación.

La industria farmacéutica argentina ya lidera la inversión privada en I+D, de acuerdo con una encuesta realizada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT). Alcanzó al 22% de los 5.442 millones de pesos invertidos por el sector privado en 2014. El 50% de la inversión fue a gastos en personal. El área de I+D representa el 7% del total del personal empleado por el sector farmacéutico.

El grueso de la inversión de las compañías que integran CAEMe está orientado a estudios de investigación clínica farmacológica. Un proceso que se realiza una vez que una droga deja el laboratorio y que implica pasar por varias etapas para probar su eficacia, calidad y seguridad, en voluntarios sanos y pacientes.
En la última década, el grupo de compañías nucleadas en la Cámara invirtió más de u$s 1000 millones en esta actividad. Y cada vez que se inicia un nuevo estudio de investigación se generan 24 puestos de trabajo de profesionales calificados.

Con iniciativas público-privadas se apunta a la capacitación científica de jóvenes profesionales en medicina, química y bioquímica. Además, se trabaja en la identificación y soporte para investigaciones en enfermedades de alta prioridad social como el dengue, la fiebre hemorrágica y el Chagas.
Argentina tiene abierta la oportunidad para seguir consolidando la inversión en investigación y desarrollo para beneficio de las generaciones futuras.