Lunes  30 de Septiembre de 2019

El valor agregado de los exportadores

La falta de dólares pone sobre la mesa la necesidad de una política consistente que aliente las ventas al exterior.

El valor agregado de los exportadores

La empresa Solfrut, dueña de la marca Oliovita, es la principal productora de aceite de oliva del país. Entre etiquetas propias y blancas para otros clientes, envasa una de cada cinco botellas que se consumen en el mercado local. Y exporta a granel más de la mitad de su producción a países como Estados Unidos e Italia. En una reciente presentación con motivo del anuncio de una inversión, su CEO, José Chediack, comentó que el recorrido internacional de la empresa no siempre fue igual: hasta principios de esta década, había logrado llegar con su marca a unos 2000 puntos de venta en el mercado estadounidense, el más importante del mundo en volúmenes de consumo. El cepo de 2011, los dólares oficial y paralelo, el atraso cambiario y la volatilidad macro que siguió después y se agravó más tarde –con retenciones generalizadas incluidas desde 2018- la dejaron fuera de ese juego, el de mayor valor agregado al llevar etiqueta y botella. En la empresa aún lo lamentan.

El caso del aceite de oliva es solo un ejemplo de situaciones similares que se repiten en otros rubros. Idéntico al de las bodegas que perdieron un segmento de mercado por quedar fuera de precio y al de otros productos regionales afectados por la inestabilidad de las variables a lo largo de la nueva década perdida. Exportar, vale recordarlo, no es una tarea de un día para otro: puede llevar años conquistar un lugar en la góndola global. Y el espacio que se pierde en un minuto por culpa de los vaivenes vernáculos cuesta muchísimo recuperarlo –si alguna vez se logra.

En la vereda de enfrente de un país que solo vive en la urgencia y es incapaz de sostener una política en un horizonte razonable, los exportadores apuestan al trabajo del largo plazo. Colocar un producto en el exterior demanda largas gestiones comerciales, ensayos, constancia, previsibilidad en las entregas (porque el comprador de otro país no tiene por qué hacerse cargo de incoherencias normativas ajenas) y un ejercicio de competitividad que lleva tiempo. Expertos en industria como Bernardo Kosacoff explican que esas capacidades no nacen instantáneamente, sino que son fruto de un proceso que arranca, muchas veces, por el propio mercado local. ¿Qué atenta contra la capacidad exportadora (sobre todo, de empresas medianas y chicas), además del cambio repentino en las reglas? Las bruscas alteraciones del tipo de cambio real, coinciden economistas que analizaron el problema. Se requiere estabilidad, no solo un dólar coyunturalmente favorable –que puede ayudar en el arranque, sí, pero no es el único factor a tener en cuenta. Los últimos números de este año muestran que la reacción del salto cambiario no es inmediata: las exportaciones están creciendo menos del 10 por ciento frente a 2018. El superávit comercial -u$s 7.708 millones entre enero y agosto, según los datos del Indec- lo explica, en esencia, la fuerte caída de las importaciones a raíz de la recesión.

La falta de dólares es la causa medular de las crisis cíclicas de las últimas décadas. Y nadie discute a esta altura la necesidad de impulsar las exportaciones como vehículo de crecimiento sustentable. Se habla permanentemente de la importancia de agregar valor y generar divisas genuinas. Exponentes de distinto color ideológico se llena la boca con esa consigna. Pero la aparente coincidencia en el discurso político no pasa del comentario de ocasión. Por estar encerrados en problemas recurrentes que queman, perdemos de vista que quienes producen esos dólares necesitan un marco consistente para competir en el mundo. Dados los obstáculos macro con los que deben lidiar, casi que es un acto digno de una medalla que sostengan su presencia ininterrumpida en muchos mercados. En especial, aquellas firmas que no cuentan con una espalda financiera como para soportar una pérdida transitoria con tal de no dejar de vender a un destino que les costó mucho abrir.

De todos los acuerdos básicos que serían deseables como "política de Estado", alinear los esfuerzos para una estrategia exportadora sin marchas y contramarchas es uno de ellos. Para que las empresas no solo vendan a granel sino también con marca cuando las condiciones de base lo permitan. Suena lógico. Pero los hechos terminan apuntando en otra dirección.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000057,750062,2500
DÓLAR BLUE1,449369,000070,0000
DÓLAR CDO C/LIQ4,9883-79,9658
EURO0,788566,596766,6429
REAL1,032014,325314,3325
BITCOIN2,25227.353,47007.359,8900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,833643,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,351454,7500
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,327455,7500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)1,9940171,35168,00
CUPÓN PBI EN PESOS-0,47852,082,09
DISC USD NY1,449377,0075,90
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL2,166034.691,6300
BOVESPA0,2900110.300,9300
DOW JONES0,100027.649,7800
S&P 500 INDEX0,15003.112,7600
NASDAQ0,05008.566,6720
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,7973325,1818322,6098
TRIGO CHICAGO-0,6075195,3847196,5789
MAIZ CHICAGO-0,9492143,7934145,1713
SOJA ROSARIO0,0000251,50000,0000
PETROLEO BRENT0,698463,440063,0000
PETROLEO WTI0,102758,490058,4300
ORO0,06111.474,90001.474,0000