Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El riesgo ‘Cristina‘ de invertir en la Argentina

MARTÍN GRANDES y JONATAN YAMPOLSKY

Universidad de Buenos Aires y Conicet

*Economista

6
El riesgo ‘Cristina‘ de invertir en la Argentina

La reciente polémica suscitada por las presuntas declaraciones del ex premier español Felipe González cuestionando y supeditando o no la viabilidad de las inversiones españolas al encarcelamiento de la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner reflotó la pregunta que se hace cualquier inversor que evalúa invertir en Argentina: ¿Cómo afecta la conflictividad social y la incertidumbre política a las inversiones extranjeras en Argentina? ¿Puede un eventual regreso de la antigua presidente aumentar el ‘riesgo país’?

El riesgo de una inversión tiene múltiples aristas. Entre ellos destacamos el riesgo macroeconómico, el riesgo político, el riesgo regulatorio (expropiaciones, nacionalizaciones, imposición de precios y tarifas, etc.), el riesgo de la industria, y el riesgo financiero y de crédito.

Las tasas de retorno que se le pide a las inversiones dependen principalmente del contexto coyuntural en el cual el país se encuentre inmerso. Cuestiones como la confiscación de activos de YPF S.A. o la normativa de eliminación de las AFJP tuvieron un impacto negativo en la credibilidad institucional, generando ruido en las políticas de seguridad jurídica, incrementando la tasa de retorno requerida para invertir en el país. Asimismo, la conflictividad social genera ruido, disparando el riesgo político y por ende una mayor exigencia de tasa ante un proyecto dado. Pero la memoria de los inversores suele ser de corto plazo y tiende a adaptarse a nuevos escenarios siempre que vean una ganancia.

El ‘riesgo país’, popularizado durante la época del default, es el diferencial entre la tasa de bonos soberanos de EE.UU. y un grupo de bonos soberanos argentinos de igual legislación. Conceptualmente, suele considerarse como el riesgo de crédito o riesgo de default del país donde se invierte, y determina un piso de tasas para la inversión privada y para el costo de financiamiento en casi todas las industrias.

Desde lo empírico, el riesgo de crédito de un país suele medirse a través de los ‘Credit Default Swaps’ (CDS), que son seguros contra el no repago de una deuda. Mientras más caros, más inseguro es el país.

Argentina presentó altísimos y volátiles niveles de riesgo de crédito desde 2008 a 2015. Inicialmente se muestra un fuerte impacto a partir de la crisis internacional. Luego de un período de paz económica, los problemas financieros generaron nuevamente volatilidad, sumado al cierre prácticamente total del mercado de crédito.

El cambio de gobierno logró reducir los spreads con la salida del default al cerrar el litigio con los ‘Holdouts’ a comienzos de 2016 y eliminar el cepo cambiario, lo que permitió el regreso del país al mercado de deuda en el exterior, así como la mejora de la nota de las calificadoras de riesgo. Sin embargo, esos spreads o sobretasas respecto al costo de financiamiento de países como Chile o los EE.UU. han encontrado un piso entre los 400 a 500 puntos básicos.

Es decir, en un mundo con abundante liquidez, el costo de endeudarse o la tasa de retorno pedida a una inversión en Argentina no desciende de 6.5% -7,5% en dólares, ubicando al país en niveles de riesgo similares a Grecia (en default virtual) u otros países de África. A ello se le suma que la FED en EE.UU. subió dos veces la tasa de corto plazo en el año (llevándola a valores de 0,75%-1%), y prometió una tercera suba en el año. Así, el pedido de altas tasas para invertir en el país podría tener en el conflicto social, con huelgas y piquetes, su amplificador de riesgo. Una posible derrota electoral del gobierno en octubre podría contribuir.

Finalmente, se ha instalado la hipótesis de la falta de inversiones por temor a la vuelta de Cristina Kirchner en las elecciones intermedias.

En resumen, las inversiones prospectivas en Argentina aún enfrentan un riesgo elevado comparadas con otros destinos, así como numerosas incertidumbres. Esto podría estar provocando que los inversores rehúyan del país en búsqueda de destinos de menor conflictividad social.

 

Más notas de tu interés

Comentarios6
Edgardo Bianco
Edgardo Bianco 30/03/2017 01:18:57

No es el único tema, el atraso cambiario es el primero, pero sí, la "sombra K" congela las posibles inversiones..

demian baus
demian baus 30/03/2017 09:59:34

Los inversores ven que macri no atiende como debería el frente interno. No es un lider, tiene a todos los gobernadores que podrían reverenciarse si hubiese jugado estrategias como los ATN de Menem, pero le faltó perspicacia para gobernar....

Edgardo Bianco
Edgardo Bianco 30/03/2017 01:20:11

..si, pero con el "atraso cambio" casi nada es negocio, muy caro en dólar..todo

Alejandro Fridman
Alejandro Fridman 30/03/2017 09:46:14

Y para que vas a invertir en producir en Argentina si invirtiendo en bonos o acciones ganas en dólares en pocos meses lo que ganarías en 10 años trabajando legalmente. ARGENTINA PAIS SIN PRESENTE Y CON FUTURO NEGRISIMO

hpuelman Puelman
hpuelman Puelman 30/03/2017 09:09:56

Prefiero el "riesgo Cristina" para los inversores y no el riesgo "Mauricio" para los argentinos...aunque se lo merecen por haberlo votado ...

Diego Peralta
Diego Peralta 30/03/2017 06:25:23

Durante los últimos años del kircherismo se ganó buen dinero con los bonos dolarizados, luego del despabilamiento, nadie se asustará más allá del berrinche de corto plazo