Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El respeto a la innovación es clave para un desarrollo sostenible

GONZALO ROVIRA Cochairman Comité de Propiedad Intelectual

0

En momentos en que la innovación es un factor vital para el desarrollo sostenible, la búsqueda de nuevos proyectos encuentra en la inspiración la llave de acceso a ellos. Hay otros elementos que no aparecen con el halo de la creación pero que son los que le dan cuerpo y forma. Ellos son el desarrollo de los recursos humanos, la mejora en la infraestructura tecnológica, marcos regulatorios adecuados e instrumentos financieros. La suma de estos ingredientes puede propiciar el rol de la innovación como agente de cambio e integración social.

La propiedad intelectual proporciona así una infraestructura fundamental que mueve las innovaciones de las grandes ideas a soluciones tangibles, y las pone a disposición de la sociedad. Actúa como energía y sustento para las economías basadas en el conocimiento, robusteciéndolas con creación de empleo y con la posibilidad de competir sostenidamente en los mercados globales.

En este sentido, el US Chamber Index 2016 demuestra que los sistemas fuertes de propiedad intelectual tienen una correlación directa con economías fuertes a nivel de acceso al mercado financiero; una alta calidad del capital humano; atractivo para captar inversión extranjera directa, profusión de actividad inventiva, disponibilidad de tecnología de avanzada en el mercado y gran acceso a contenidos creativos, entre otros.

El índice relevado por el estudio en relación al ambiente de IP en 38 economías de todo el mundo, representa en su conjunto casi el 85% del PIB mundial.

Nuestro país obtiene en este índice 8.91 puntos sobre 30, mientras que otros países de la región tienen niveles más elevados, como el caso de Chile (13.05), Brazil (10.41) o Perú (12.30) Sólo Ecuador y Venezuela, muestran ámbitos más restrictivos que nuestro país con índices de 8.62 y 6.42 respectivamente. Es clara la diferencia con economías de desarrollo económico y social altamente reconocido como Nueva Zelanda (21.38), Australia (24.79), o los Estados Unidos (28.61).

El ambiente de propiedad intelectual es para nuestro país un reto. Esto se observa en la cultura popular cuya conciencia de respeto por los valores de la propiedad intelectual es baja. Se naturaliza en la compra venta de productos no legítimos ofrecidos en las calles y mercados informales, hasta casos de alto nivel de piratería de software, de contenidos audiovisuales, programas de computación, y juegos electrónicos, y lo viven en carne propia los autores, compositores, cantantes, que ven disminuida su retribución. Incluso la soja, el principal producto agrícola del país, se compra apenas un 15% de semilla legal, por mencionar algunas industrias.

Es por eso que desde AmCham entendemos que incorporar a la Argentina al mundo implica incorporar al país estándares que propendan a la integración de negocios internacionales desde un lugar de mayor seguridad jurídica y respeto por la creación intelectual.