U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

El repliegue de EE.UU. en Siria y sus alcances políticos

ROBERTO GARCÍA MORITÁN

Ex vicecanciller de la Nación.

0
El repliegue de EE.UU. en Siria y sus alcances políticos

La retirada militar de Estados Unidos de Siria es concordante con los anuncios de la Casa Blanca que la guerra contra el yihadismo del Estado Islámico (ISIS) había concluido en Siria e Irak. Desde ese punto de vista la reducida presencia estadounidense inaugurada en 2015 en la administración Obama, no tendría justificación en particular en virtud que las principales capacidades militares de Estados Unidos respecto a Siria se encaran desde las flotas navales operativas en el Mediterráneo y en el Golfo Pérsico y en las bases de la fuerza aérea alrededor de Siria lo que, de ser necesario, le permitiría intervenir en cualquier momento.

En este marco, la mayor significación del anuncio de repliegue del presidente Donald Trump es de alcance político. El primer efecto es que podría acelerar la inevitable derrota de las milicias de la ya disminuida oposición al régimen de Basher Al Assad. El segundo, es que parece dejar a la deriva otros problemas de envergadura que hacen a la ecuación de poder en la región. Uno, sería el afianzamiento de la influencia y la presencia militar iraní, del Hezbollah y de Rusia además de fortalecer al régimen de Damasco.

Otro, es el casi abandono de los kurdos, que controlan un tercio de Siria, frente al avance millar de Turquía que lo considera grupo terrorista. Un tercer aspecto es Israel que se verá obligado a continuar con la tradición de defenderse a si mismo y dar respuesta solitaria a las amenazas a seguridad, en particular en las Alturas del Golán ante el riesgo de una mayor presencia de Irán.

Los mayores interrogantes y recelos al anuncio norteamericano son de la coalición de los aliados europeos. En primer lugar, consideran prematura la decisión de la Casa Blanca y no coinciden con Washington que la organización militar de ISIS haya sido derrotada ni que su presencia haya desaparecido del mapa. Según la visión europea, conserva aún feudos importantes además de contar con capacidad operativa de realizar atentados en Siria y en el extranjero. Mencionan 15.000 yihadistas en el valle del Eufrates. Una segunda preocupación europea es que el tema también trae aparejado el síndrome del vacío de poder y podría alentar el riesgo de nuevos protagonistas en reemplazo de Estados Unidos. La guerra fría entre Irán y Arabia Saudita podría extenderse a Siria como lo hace en Yemen. También otros países del Golfo podrían verse tentados a dar mayor respaldo a las fuerzas rebeldes ante la ausencia del apoyo directo de Estados Unidos.

Después de siete años de guerra inacabable, medio millón de muertos, y millones de desplazados, Siria sigue siendo un polvorín con múltiples frentes abiertos. Difícilmente la decisión de Washington cambie esa lamentable realidad como tampoco lo haría radicalmente la continuidad de las fuerzas militares que mantenía. El tema de la tragedia siria acentúa el convencimiento que la única solución viable pasa por la diplomacia y no por la mayor o menor presencia militar de uno u otro actor relevante.

Es hora que la comunidad internacional tome en serio la hecatombe que enfrenta Siria. Es momento también que el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, haga sentir y valer el peso de su posición ante las principales potencias involucradas. Sería triste, que una personalidad de tantos atributos destacables, pase a la historia simplemente como figura decorativa. El mundo de hoy necesita con urgencia de la voz moral del Secretario General para obligar a la negociación diplomática aun a riesgo de incomodar a los grandes. También de perder el cargo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés