Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El proteccionismo indefinido es tan malo como la apertura extrema

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

1
El proteccionismo indefinido es tan malo como la apertura extrema

Cada vez que la economía entra en un ciclo de recesión, se agudizan los reclamos de protección de parte del sector empresario. Es entendible, porque preservar puestos de trabajo en un contexto de retroceso de la producción es un factor crítico. Y está bien que el Estado recurra a las herramientas aceptadas por la OMC (como las licencias no automáticas) porque la experiencia de violentar las reglas, como se hizo con las célebres DJAI, le costó a la Argentina no solo una sentencia en contra en los tribunales que regulan el comercio global, sino que entorpeció el intercambio con buena parte de los socios comerciales que tiene nuestro país.


Sin embargo, corresponde separar el debate sobre las necesidades que impone la coyuntura, con el modelo que puede permitir, a mediano plazo, darle a la industria una escala más sustentable. La apertura comercial tiene mala prensa, porque sus efectos casi siempre quedan asociados a otro vicio doméstico, que es favorecer el atraso cambiario para que actúe como un ancla de los precios. La llamada tablita de Martínez de Hoz y la convertibilidad son ejemplos claros de esta situación. Los últimos años de la gestión K también tuvieron la misma característica (la devaluación de Fábrega buscó corregirla pero su efecto se perdió en meses). Y si bien el cepo bloqueó parte de su impacto, tuvo otra consecuencia igual de grave: trabó el ingreso de insumos y paralizó el proceso industrial de varios sectores.


Es muy difícil aspirar a un crecimiento sólido si las empresas deben expandir la inversión y el empleo vendiendo solo en el mercado interno. El proteccionismo indefinido es tan malo como la apertura indiscriminada. Crecer hacia el mundo implica ser más eficientes, para poder competir en costos, innovación y calidad. El desafío es lograr competitividad con inclusión social, una tarea que debe comprometer tanto a los privados como al Estado.

Más notas de tu interés

Comentarios1
JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 02/09/2016 09:26:37

PROTECCIONISMO = ESCASEZ; COSMOPOLITISMOI = AFLUENCIA (Iosele)