Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El primer paso para terminar con el default plantea dudas y debe atravesar el Congreso

Imagen de FERNANDO GONZLEZ

FERNANDO GONZLEZ

Director Periodístico / En Twitter @fgonzalezecc

3
El primer paso para terminar con el default plantea dudas y debe atravesar el Congreso

El acuerdo logrado ayer por el gobierno de Mauricio Macri con un grupo de 5.000 acreedores italianos de la deuda en default tiene dos lecturas inevitables. La inicial es positiva ya que significa el primer paso de una estrategia necesaria para avanzar en la reestructuración total del endeudamiento argentino, iniciado por los Kirchner a mediados de la década pasada y abandonado con argumentos infantiles en la segunda gestión de Cristina y el ex ministro Axel Kicilloff. Según creen algunos analistas, esta señal podría impulsar una aprobación más rápida cuando el equipo comandado por el ministro Alfonso Prat Gay extienda la oferta al resto de los bonistas que aún reclaman contra la Argentina.

En cambio, las opiniones están divididas cuando se repara en el costo del acuerdo. Los 1.350 millones de dólares que el Gobierno se comprometió a pagar en efectivo, incluyendo casi un 50% de intereses que acumuló durante 14 años la deuda original de 900 millones de dólares, es considerado excesivo por algunos observadores financieros. Incluso hay quienes consideran más adecuado hacer los pagos en bonos para evitar la pérdida de reservas todavía exiguas en el Banco Central. Y surge la pregunta sobre la oportunidad, tras el levantamiento del veto estadounidense, de echar mano al respaldo financiero de los organismos internacionales de crédito.

Más allá de la discusión técnica de los detalles del acuerdo, la atención se trasladará ahora al Congreso. El macrismo debe enhebrar un acuerdo con legisladores propios, aliados y algunos opositores para poder modificar la llamada ley cerrojo que le impide a la Argentina hacer ofertas mejores que la que aceptaron los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010. Allí Macri deberá demostrar que, aunque no le simpatiza la palabra coalición, necesita los votos de otras fuerzas políticas en el Parlamento para que las dificultades del arte de gobernar no le consuman el oxígeno de sus primeros meses.

Más notas de tu interés

Comentarios3
benedictodos800
benedictodos800 03/02/2016 06:54:47

HAY MUCHOS QUE ESTA ESPERANDO POR ENDEUDARNO PARA DESPUES POR PASE MAGICO QUE LOS DOLARES FLORESCAN EN SUIZA , PRAT GAY ES UN EXPERTO

benedictodos800
benedictodos800 03/02/2016 06:53:01

SALVO QUE IMITE MAS A LA LIVERTADORA , CIERRE EL CONGRESO Y SE MANEJE A PURO DNU, QUE DESPUES SE CAEN POR INUTILES HAJAJAJAJAJAJA

Raul Nieto
Raul Nieto 03/02/2016 09:50:09

Apesar que algunos analistas tildan de excesiva la propuesta Creo que no toman en cuenta la imperiosa necesidad de contar con creditos externo para poder morigerar el esfuerzo que todos haremos