U$D

MARTES 19/03/2019

El plan Batman: ¿cuánto bajarían bonos argentinos si EE.UU. entra en recesión?

Batman

Batman

Los economistas de Cambiemos condenaron a los argentinos a la mediocridad asistida como mejor escenario posible. El fracaso de la gestión de Cambiemos en estos interminables tres años plagados de amarillismo se resume en una sola frase llena de vergüenza: la final de América se jugó en Europa.

Ganaron las bestias, siempre ganan y marcaron el tono de un 2018 que ha sido brutal para la ciudadanía argentina. En manos de la mala praxis del equipo económico de Cambiemos hemos sido sometidos a una histórica licuación con un único objetivo: dotar de oxígeno a nuestro presidente de caras a las presidenciales del año próximo.

El plan de Cambiemos sigue siendo un “no plan” honrando a su elocuente esencia, la “nada” como estrategia central o como titulé en otras notas: el plan “Batman”. Si esto se sigue complicando, habrá entonces que usar el teléfono rojo del hombre murciélago para que nos salve.

Ninguna reestructuración significativa de la economía argentina ha ocurrido, solo se devaluó bestialmente, para generar un shock de competitividad que en esencia será efímero dado que con el tiempo, como siempre ocurre, se lo irá comiendo la inflación.

Sin embargo, el tremendo shock que irónicamente los economistas gradualistas de Cambiemos le propinaron a los argentinos nos nubla la principal variable que determinará el destino de los activos argentinos en 2019: la relación entre las tasas de interés en Estados Unidos y el nivel del S&P.

Si bien Argentina enfrentará un contexto local complejo debido a las elecciones que se nos vienen, por el bien de todos, esperemos que no se desmadre el contexto internacional porque si ello ocurre, los economistas de Cambiemos no tienen plan, así como no tuvieron uno en 2016, 2017 y 2018 y quizá Batman no quiera atender el teléfono.

No importa la que Cambiemos le quiera hacer creer a los argentinos, el riesgo país sigue subiendo en múltiplos de otros bonos emergentes.

Un vulnerable contexto internacional

La tasa de 10 años llegó en 2018 a un máximo de 3,23%; sin embargo, en estas últimas semanas dicha tasa colapsó a niveles actuales de 2,85%, representando una baja de 38 puntos básicos en sólo un par de semanas lo cual significa un movimiento enorme para este asset class.

En este contexto, la pendiente de la curva de tasas norteamericana medida como el diferencial entre la tasa de 10 y 2 años colapsó a la zona de 10 puntos básicos, casi al borde de la inversión de curva.

Recordemos que por inversión se entiende que las tasas cortas superan en nivel a las tasas largas, lo cual en general se asocia con un mercado anticipándose a una recesión futura. Una tasa larga se concibe como el promedio de tasas cortas. De ahí que una tasa larga mas baja que las cortas a nivel spot, representa a un mercado que empieza a descontar tasas cortas bajando a futuro, en reacción a un enfriamiento de la economía norteamericana.

El S&P, golpeado y con mal pronóstico

En este entorno, el S&P viene siendo severamente castigado y de la mano de él le han pegado a todo activo de riesgo, tanto bonos como acciones emergentes.

Lo que preocupa al mercado es que las últimas dos inversiones de curva ocurridas respectivamente en los años 2000 y 2007, han generado correcciones muy violentas en el S&P en el orden del 55%. Obviamente, con un S&P corrigiendo de esa forma, el contagio al riesgo global es imposible de evitar y con ello se vino una formidable baja en activos emergentes.

Precisamente, este aspecto es el que está en juego hoy mismo de cara a un año que se va cerrando en 2018 y que va condenando al S&P a terreno levemente negativo y dejaría una gran incógnita para el año siguiente.

Si la curva de tasas no se estabiliza en los niveles actuales y por el contrario exacerba su tendencia a la baja de pendiente y por ende a la inversión de curva, podríamos observar un S&P cayendo fuerte con un contagio global a la aversión al riesgo.

El "no plan" puede quedar completamente expuestos

Con un potencial shock externo de semejante tamaño, el “no plan” de Cambiemos quedaría fácilmente expuesto a su intrínseca debilidad y con ello, los bonos argentinos serían presa no sólo de un contexto externo adverso sino que además, por su condición de “high beta”, absorberían mucho mas que otros emergentes la mencionada negatividad global.

En dicho entorno, el riesgo país argentino subiría agresivamente y para ello solo basta con mencionar un ejemplo. En estos últimos días, de la mano de un S&P operando en terreno muy negativo, los CDS de Argentina subieron 25 puntos, los de Turquía 15 puntos y los de Brasil 2 puntos.

Claramente, el mundo de bonos castigó a todos pero a la Argentina la sacudieron en múltiplos. La notoria y generaliza mala praxis del equipo económico del Presidente Macri nos ha dejado muy vulnerables ante un shock externo relacionado a la inversión de curva en USA.

Si dicho escenario se diese, el riesgo país argentino podría subir varios cientos de puntos. Por el bien de todos, ojalá que no ocurra, esperemos que el plan Batman, nos salve.

El escenario de la horizontalizaciòn

Es por esta razón, que se hace casi crucial que la pendiente de la curva de tasas en USA se estabilice en un entorno cercano a la horizontalización.

Actualmente dicha pendiente está en torno a los 15 puntos y ha perdido sorpresivamente unos 15 puntos en las últimas semanas, amenazando claramente con negativizar su pendiente.

Bajo un escenario de horizontalización, dos aspectos jugarían en favor de bonos emergentes.

Primero, se alejaría el fantasma de la recesión en Estados Unidos y con eso se eliminaría un escenario de aversión al riesgo global.

Segundo, la debilidad de la economía norteamericana apagaría la aspiradora de dólares que significó durante los años 2016 y 2017, revirtiendo el flujo de capitales en favor de emergentes.

Estos dos efectos ocurrirían solo bajo un escenario de baja de tasas largas que no llegase a implicar una inversión acentuada de curva.

Si la inversión de curva se diese en 2019 de manera sostenida y agresiva, Argentina quedará inexorablemente sometida a un shock externo que pondría bajo severísima presión a nuestro riesgo país muy por encima del promedio de emergentes.

Por el bien de todos en Peronia, ojalá Batman tenga la fuerza suficiente para sostener a la parte larga de la curva de bonos en USA impidiendo la inversión.

Mientras tanto, aquí en el Principado, el mejor equipo económico de los últimos 50 años seguirá rezándole al S&P, a la lluvia y a cualquier cosa que pueda sostener el “no plan” de un oficialismo que se equivocó en todo aspecto económico posible.

Comentarios4
Club Glorias de Liniers
Club Glorias de Liniers 11/12/2018 12:59:31

"En Fermo" votas cambiemos igual, no jodas, a vos habria que darte con un comisionado por la cabeza.

Santiago Dllcs
Santiago Dllcs 10/12/2018 10:36:01

El �nico que dice lad cosas como son.

Capullo, par� de divagar, lo vas a votar o no a Macri, o hay alguna propuesta superadora. Aqu� se acaban las palabras. �Se te ocurre algo mejor?, o te est�s acercando a la opci�n terrorista. �rubenardosain.wordpress.com�

Ramiro Negrete
Ramiro Negrete 10/12/2018 09:08:12

Sr. Germán Fermo, con el diario del lunes TODOS SOMOS SUPERMAN.

Más notas de tu interés