El mundo pos-covid ya está aquí

La semana pasada las fronteras internas de Europa volvieron a abrir para el turismo. Lo que hasta hace poco tiempo parecía impensable —el regreso a una suerte de normalidad— hoy es una realidad. Y si Europa fue como una especie de espejo donde ver reflejado los futuros posibles de Latinoamérica bajo el Covid-19, esta apertura debe ser leída también como el reflejo de un futuro no tan distante.

El coronavirus cambiará todo, decíamos hace unos meses. Y lo cierto es que muchos cambios ya se dejan ver. El empuje mundial hacia la digitalización de las empresas y del trabajo fue especialmente visible en Latinoamérica, donde entre otras cosas por el placer que generan los encuentros y la relación con el otro, no existía una gran adopción de los formatos de teletrabajo.

El impulso que el Covid-19 aportó a la presencia digital de las marcas y al comercio electrónico está aquí para quedarse, creando nuevos desafíos para las firmas locales, no tan acostumbradas a estas formas de comunicación con los consumidores. Un cambio análogo experimentaron las empresas que proveían directamente a hoteles y restaurantes, que tuvieron que aprender la manera de llegar directamente a los consumidores.

El comportamiento social de las marcas cobró una nueva visibilidad. La actuación de las organizaciones se ha vuelto crucial y hay una nueva demanda de coherencia entre propósitos y acciones. La definición de propósito de las empresas se ha convertido en una obligación.

Si bien hoy el presente de la cuarentena puede parecer eterno, lo cierto es que bajo el signo de un mundo cambiado Latinoamérica volverá a abrirse en tan sólo unos meses. Y de la misma manera en la cual como personas ansiamos esa vuelta a una normalidad, las empresas deben estar preparadas para los efectos de esta reapertura y los cambios que conlleva.

El mundo pos-covid ya empieza a dibujarse. Las empresas y las marcas deben comenzar a prepararse para afrontar los nuevos desafíos que traerá aparejado.

Tags relacionados