El mercado inmobiliario y el coronavirus

El mercado inmobiliario ya tenía la necesidad concreta de adaptarse a las tendencias de las nuevas generaciones de consumidores y al avance de la tecnología, pero con la crisis de la pandemia se han acelerado los tiempos sin posibilidad de elección.

La industria de bienes raíces no es ajena a generar nuevos modelos de negocios y, en nuestro caso, se tendrá una fuerte apalancamiento en la tecnología para poder apuntalar y agilizar los procesos.

Realidad virtual, domótica, internet de las cosas, crowdfunding, macrodatos, portales inmobiliarios, espacios de trabajo colaborativo y open banking son algunas de las herramientas que permiten facilitar e implementar las operaciones inmobiliarias online. 

La relación entre vendedores, compradores e inversores, inmobiliarias, constructores y brokers en el mercado inmobiliario se ha modificado visiblemente. Los clientes son atendidos por los vendedores que trabajan desde sus casas por medio de mail, WhatsApp, sitio web, video llamada y hasta redes sociales.

En nuestro caso, ofrecemos recorrer la propiedades de modo virtual, brindando incluso imágenes del entorno. Contenidos audiovisuales de alta definición, renders, filmaciones con drones así como un itinerario 360, son algunos de los recursos disponibles para que puedan sentir que recorren el emprendimiento. 

El mercado argentino estaba aún lejos del uso de PropTech, pero este período de aislamiento y de liderazgo adaptativo ha acelerado los tiempos y sin duda ahora la digitalización no es solo una necesidad, sino una realidad.

Tags relacionados

Más de Columnistas