El mercado da señales positivas de cara a la negociación de la deuda

Las negociaciones para refinanciar la deuda tanto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) como con los acreedores privados, sumado al desastre financiero que por estos días ocasiona la pandemia del coronavirus, tienen a maltraer al mercado local y suman preocupación al gobierno del presidente Alberto Fernández.

Sin embargo, el miércoles el Gobierno tuvo una buena señal. En el medio de la volatilidad, el Ministerio de Economía logró canjear el 65% del Bogato 2020. El resultado es positivo por el monto, pero sobre todo por el contexto. Adjudicó $ 28.733 millones ($ 19.436 del canje más $ 9297 de la colocación de una letra) sobre una oferta que alcanzó los $ 56.983 millones.

Luego de la licitación, el Gobierno sentó su posición con un comunicado que fue difundido a los medios. Si bien la licitación se festejó en el oficialismo, el mensaje fue más allá. "La sostenibilidad de la deuda es un objetivo macroeconómico relevante que requiere la construcción de un perfil de vencimientos y de tasas de colocación de deuda sostenibles en el tiempo y compatibles con el sendero de equilibrio fiscal y de consistencia del resto de las variables económicas".

En otro párrafo, asegura que "en este proceso de normalización de la curva de rendimientos en pesos, las conductas de tipo oportunistas, y de persecución de rentas extraordinarias en períodos cortos de tiempo, no contribuyen a los objetivos de sostenibilidad antes mencionados y, de persistir en cuantías significativas, serán correspondientemente abordadas utilizando todas las herramientas legales disponibles".

El posicionamiento del Gobierno no es menor. De hecho, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió con varios representantes de los acreedores. La negociación con los acreedores está en marcha y el propio Gobierno anunció el domingo pasado que los bancos Bank of America y HSBC serán los agentes colocadores de la deuda y la compañía Lazard, el consultor financiero.

Mientras tanto, los tenedores de bonos argentinos por ahora no enfrentan las negociaciones de forma conflictiva. Aunque primero quieren ver qué cartas juega el Gobierno para seguir dialogando, nadie duda de que los grandes fondos que hoy concentran la mayor cantidad de bonos argentinos no actúan como sí lo hacen los fondos buitre. Es decir, se quieren sentar a negociar con Guzmán.

En principio, los que se van a sentar hoy con el ministro de Economía son los representantes del FMI. El encuentro será entre Guzmán y la subdirectora del Departamento para el Hemisferio Occidental, Julie Kozack y el jefe de la misión para la Argentina, Luis Cubeddu.

Los representantes del FMI antes se reunieron con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce y con la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

Tags relacionados