Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mensaje que leen los inversores borra años de clientelismo político

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico / Twitter @hdegoni

1

Si hay una tarea a la que el Gobierno le puso especial dedicación en los nueve meses que lleva de gestión, es la reinserción de la Argentina en el mundo. La salida del default fue el primer paso de un sendero que se ensanchó con la visita de líderes mundiales como Barack Obama y Francois Hollande y se completó en las visitas al Foro de Davos y a la cumbre del G-20, en la ciudad china de Hangzhou.

El Foro de Inversiones y Negocios realizado en Buenos Aires, al que asistieron más de 1600 empresarios de diversos lugares del mundo, como previa al viaje del presidente Mauricio Macri a Nueva York, quedó enhebrado en el mismo montaje. Lo notorio es que la promesa más repetida no tiene que ver con la fijación de metas económicas ambiciosas, o con la velocidad con la que se bajará la inflación. La frase que usa el primer mandatario para captar la atención de sus interlocutores, es la voluntad política de conseguir que la Argentina vuelva a ser un país normal. No es un objetivo sencillo, porque articular las políticas necesarias para que las instituciones y los agentes económicos se comporten como en territorios desarrollados, implican un cambio cultural que hasta el momento nunca prendió.

Los argentinos son poco amigos del cumplimiento de las reglas. Adoptar decisiones que no estén subordinadas al cortoplacismo y que incluso no generen un rédito inmediato para el Gobierno es dejar atrás la lógica del clientelismo que gobernó a la política en las últimas siete décadas. Ese es el mensaje que leen los inversores afuera. Saben que conseguirlo no será fácil. Por eso la avalancha inversora tomará su tiempo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Raul Nieto
Raul Nieto 20/09/2016 11:32:46

Pedir que las nuevas vacantes en el estado sean cubiertas por sorteo de todo argentino que lo quiera puede modificar una parte del clientilismo