Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El macrismo juega la credibilidad de su plan en el distrito electoral más delicado

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

1

La provincia de Buenos Aires se convirtió ayer en el escenario de una audaz apuesta económica: sus autoridades le transmitieron a los gremios estatales una oferta salarial para 2017 alineada con la expectativa de inflación que trazó el Banco Central, y el compromiso de ajustarla hacia arriba si al término de cada trimestre los precios le ganaron a los salarios.

El plan, consensuado con el gobierno nacional, es una forma de demostrar que ni gremios ni empresarios creerán en las proyecciones oficiales si primero no las acepta el oficialismo. La indexación salarial siempre fue considerada una fórmula riesgosa. Pero en el análisis oficial no hay factores externos que puedan introducir un sobresalto sobre los precios locales (en el mundo la suba del petróleo es mala para los costos del transporte, pero en la Argentina es buena para el Estado porque recorta subsidios oficiales). El dólar a nivel nominal va a crecer, pero por la cosecha, el blanqueo y las emisiones de deuda, será difícil que se borre el atraso cambiario. De todos modos, lo peor que le puede pasar al Gobierno que es que tenga que equiparar sueldos con inflación real, lo que a su entender siempre será menor que el cálculo que usan los sindicatos, que para cubrirse usan la medición más alta posible.

La propuesta recién empezó a ser negociada. Todavía hay que ver si logra el consenso gremial. Para Mauricio Macri puede ser una buena noticia de cara a un año electoral clave, en el que necesita que la economía tenga una mejor perfomance para apuntalar las chances de sus candidatos. Ahora tiene que demostrar que no se transformará en un gobierno gastomaníaco. Los inversores miran el debate de los proyectos de reforma del Impuesto a las Gananacias y de Emergencia Económica, para ver si lo acordado empuja el rojo fiscal más de lo tolerable. La Casa Rosada asegura que sus concesiones son más políticas que de recursos. Deberá mostrar la letra chica si quiere recibir un voto de confianza en sus planes. La cuestión de fondo sigue siendo creer o no creer.

Más notas de tu interés

Comentarios1
benedictodos800
benedictodos800 01/12/2016 02:30:35

CUAL ES EL PLAN , SI HASTA HOY 1 ÑOS DE LA ASUNCION TODO ES UNA MENTIRA QUE CLARIN Y LA NACION CON OTROS ESBIRRO TAPAN COMO CON LA MANO EL SOL A LOS BOLUDOS DEL PRO