Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El ilusionismo legislativo no resuelve la tardanza del repunte económico

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

1

La misma cámara legislativa que votó la semana pasada la denominada Ley de Emergencia Social, todavía tiene entre sus manos la aprobación del Presupuesto 2017. Si en lugar de limitarse a levantar la mano para darle media sanción a la primera propuesta, el Senado hubiera reformulado el cálculo de gastos de la segunda, su tarea hubiera sido menos declamativa y más productiva. La iniciativa quedó circunscripta a una jugada política, previa a la marcha que gremios y movimientos sociales protagonizaron el viernes.

Los legisladores no le hacen un favor a la sociedad cuando transmiten la idea de que con identificar una situación crítica y asignar fondos para cubrirla, el problema está resuelto. Es más difícil que eso.

Si asignar $ 10.000 o $ 50.000 millones resolviese el problema del empleo y ayudara a reactivar la economía, sería cuestión de encontrar los ingresos necesarios. En la coyuntura actual, para llegar a esa cifra habría que gestionar nuevas emisiones de deuda o aplicar una descomunal suba de impuestos (en un país que tiene una presión tributaria récord), decisiones que también son costosas y no muy recomendables.

Si se optara por una reasignación de gasto, un camino técnicamente más sano, habría que considerar que tendría un efecto macroeconómico más neutro, ya que no habría nuevo dinero en circulación sino solo un cambio de destinatario.

Mauricio Macri, que mañana cumplirá un año de su elección como presidente, ya se dio cuenta de que llegar al punto de destino es más complejo de lo que uno supone. La inversiones tardan, el consumo no repunta como se esperaba, la obra pública va lenta, los pagos a los jubilados salen por goteo, el empleo no crece. Solo baja la inflación, pero hasta esa meta ya suena a poco. Lo importante, de todos modos, es tener consenso sobre el camino. El costo de resetear el plan puede ser mayor al de esperar un trimestre más.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Raul Nieto
Raul Nieto 21/11/2016 11:39:11

Expone claramente la irrealida en la vive muchos de la clase politica