Martes  09 de Abril de 2019

El futuro del trabajo en Argentina: ¿por dónde deben venir las reformas?

El futuro del trabajo en Argentina: ¿por dónde deben venir las reformas?
ALBERTOSCHUSTER
ALBERTOSCHUSTER Director de la Unidad de Competitividad de Abeceb
Ver más notas del autor

En mis tres últimas columnas abordé los efectos que las nuevas tecnologías exponenciales podrían generar. Mucho de lo escrito se centró en como ellas podrían o no destruir empleo o generar en los países, generalmente los más desarrollados -que son los que cuentan con una base industrial y de servicios más diversificada y compleja- transformaciones significativas en su mercado de trabajo y en su gente.

Seguramente sería razonable abordar ahora cómo estas nuevas tecnologías vendrán a influir en nuestro mercado de trabajo. Y lo harán, mientras el país no cometa el recurrente error de cerrar su economía y permanecer muy lejos de los acuerdos comerciales y de las cadenas globales de valor. Pero antes de entrar en razonamientos especulativos sobre el futuro debemos tomar conciencia de que nuestro país no tendrá un problema en su mercado de trabajo exclusivamente gatillado por las nuevas tecnologías, sino que tenemos primero que abordar el tema de qué mercado de trabajo tenemos, aquí y ahora, para luego entender cómo avanzar hacia el futuro.

Cualquier debate sobre el empleo debe partir de una premisa: para crear empleo de relativa calidad, base para cualquier transformación futura, hay que generar crecimiento económico. Lamentablemente, nuestra economía no lo hace desde 2011; resultante de ello es que, desde 2012, por cada puesto de trabajo generado en el sector privado registrado se generaron dos en el sector público. La incorporación de gente al trabajo en el sector público respondió a una racionalidad de "política social", o cuando no de clientelismo o partidismo.

Fuentes del crecimiento económico

Existen dos fuentes para generar crecimiento económico: 1) la adición de capital y trabajo; y 2) la innovación y la evolución tecnológica.

Estos factores sólo generarán crecimiento económico sostenible mientras se motorice una mayor productividad y competitividad. Nuestro país no ha podido lograr un nivel de productividad laboral adecuado: en un conjunto de 66 países, Argentina se encuentra en el puesto 48.

La inversión es la vía para aumentar el capital disponible, gatillar el cambio tecnológico y la innovación y, así, elevar la productividad y la competitividad sistémica.

Sumar gente al trabajo es hacerlo de manera formal, en sincronía con el incremento del capital disponible. No sirve el "mecanismo" de adicionar trabajo no productivo mediante la incorporación al empleo estatal.

¿Estamos en condiciones en los próximos años generar de un movimiento vigoroso en orden a adicionar más capital, trabajo productivo e innovación? Será difícil pero no imposible.

El contexto actual y el futuro

Hoy nos encontramos transitando un camino de estabilización económica, tratando de equilibrar los déficits fiscales y de cuenta corriente, mitigar la inflación, lograr un tipo de cambio multilateral competitivo, bajar el riesgo país, y generar los fondos necesarios para afrontar los intereses de la deuda. Es condición necesaria pero no suficiente para crecer estabilizar la macroeconomía. Independientemente de quienes conduzcan políticamente el país ninguno podrá lograr, aún un crecimiento moderado, si no se logra la estabilización.

El tan mentado crecimiento vía un incremento vigoroso del consumo interno encuentra limitaciones en cuanto a la capacidad del país de poder financiar la necesidad de divisas resultante. Ya hemos visto en distintos períodos de nuestra historia como inflar artificialmente el consumo destruye el ahorro nacional y, por lo tanto, la inversión privada. Vuelve a evidenciarse la necesidad de incrementar la inversión y las exportaciones.

Hoy invertimos 18% del PBI, cuando nuestros principales socios comerciales rondan el 25%. Generar una corriente vigorosa de inversiones necesita confianza de los inversores y proyectos. La primera la hemos destruido y recién durante el gobierno actual, a pesar de los resultados económicos, la estamos tratando de recuperar. Además los riesgos de una vuelta a fracasadas experiencias populistas y la permanencia futura de sus representantes en el Legislativo cuestionan la confianza futura.

En cuanto a los proyectos se centran en la energía; la minería; la tecnología: satelital, atómica y biotecnológica, los encadenamientos de lo agroalimentario y algunas ínsulas en la economía del conocimiento; pero los proyectos necesitan una economía estable.

En cuanto a nuestro comercio exterior las exportaciones como porcentaje del PBI ascienden al 11% mientras que el mundo detenta el 28,5. Tenemos una baja inserción en las cadenas globales de valor y baja cantidad de acuerdos comerciales (la mitad del comercio mundial ocurre entre países con acuerdos de apertura recíproca y sólo tenemos acuerdos comerciales con el 9% del PBI mundial), somos parte de un bloque comercial - el Mercosur - que es el más cerrado del mundo y, para peor, las necesidades de equilibrar el déficit fiscal hace que tengamos que gravar las exportaciones.

Es por todo lo enunciado que las estimaciones serias de crecimiento económico, luego de la caída de este año de casi el 2% del PBI, proyectan, a lo sumo, un crecimiento del 3% para los próximos cinco.

Volviendo al mercado de trabajo

Un crecimiento al 3% anual en los próximos cinco años debería darnos el espacio para, con menos estrés coyuntural, comenzar a encarar el camino que nos conduzca a una mayor productividad, única variable que nos permitirá competir en la arena global, integrarnos a las cadenas de valor, celebrar acuerdos comerciales y permanecer abiertos al mundo.

Aún sin tomar en cuenta los desafíos que nos presentará la adopción de las tecnologías exponenciales (y asumiendo que la ciudadanía decida seguir el camino de la apertura al mundo) todavía tendremos que administrar las inevitables pérdidas de empleo de los sectores menos competitivos de nuestra economía. Tenemos 600.000 personas trabajando en sectores de competitividad baja y 250.000 amenazados en sectores de competitividad media.

Dada las limitaciones para recurrir al financiamiento, será necesario optimizar el gasto público para, sin incrementar la presión impositiva, generar los recursos para compensar las pérdidas en el corto plazo y preparar a la mano de obra desplazada del mercado para minimizar su tiempo de inactividad.

La política y las reformas en el ámbito del trabajo

La tarea de la política es diseñar estrategias para el crecimiento inclusivo y crear consenso para llevar adelante las reformas estructurales de amplio espectro que el objetivo de crecimiento económico requiere, lo que implicará trabajar en el marco de consensos con todos los actores sociales relevantes para un mercado laboral más dinámico y que contemple las actuales restricciones políticas y sociales.

¿Por donde deberían venir las reformas en lo laboral? En los costos y en la empleabilidad, a saber: reducción de los impuestos al trabajo, de los costos de despido y de la litigiosidad; descentralización de las negociaciones de convenios y salarios; jornadas flexibles; incremento de la productividad como parámetro de negociación salarial; aprendizaje permanente para trabajadores activos y reeducación para inactivos con foco en el "matcheo" entre las necesidades de la demanda y la oferta; e incentivos para transferencia de trabajo público al sector privado.

Y finalmente un concepto que, considero, relevante: cuidar al trabajador, no al puesto de trabajo. Ello implica poner el acento no sólo en los sistemas de seguro de desempleo y entrenamiento sino proteger a los trabajadores para que ellos no sean el "escudo" para que, en situaciones de normal desempeño de la economía y como ha ocurrido más de una vez, empresarios incompetentes o inescrupulosos eviten el colapso de su patrimonio usando a los trabajadores como prenda de negociación para obtener ventajas a costa del Estado nacional.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-3,389852,000057,0000
DÓLAR BLUE0,000057,000058,0000
DÓLAR CDO C/LIQ30,4929-57,0464
EURO0,034560,805460,8264
REAL0,036513,687313,6923
BITCOIN1,357710.433,110010.441,3000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000058,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,477664,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,379665,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000174,00174,00
CUPÓN PBI EN PESOS-1,09891,801,82
DISC USD NY-1,282177,0078,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,038031.039,3100
BOVESPA0,760099.056,9100
DOW JONES1,200025.579,3900
S&P 500 INDEX1,44262.847,6000
NASDAQ1,67007.766,6170
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9907318,3843315,2610
TRIGO CHICAGO0,2665172,7873172,3280
MAIZ CHICAGO2,9106146,1556142,0219
SOJA ROSARIO1,2397245,0000242,0000
PETROLEO BRENT0,704158,640058,2300
PETROLEO WTI0,807854,910054,4700
ORO-0,72391.508,60001.519,6000
Revista Infotechnology