Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El estatuto de AFA: de la estupidez a la ética

Lejano ya parece aquel 3 de diciembre de 2015, cuando dos papelitos se pegaron en una mano para sellar el bochornoso 38 a 38 entre Luis Segura y Marcelo Tinelli. Hoy vence el plazo para que los clubes y ligas que integran la AFA puedan efectuar sus comentarios a la propuesta de la FIFA.

El estatuto de AFA: de la estupidez a la ética

Este lunes vence el plazo para que los clubes y ligas que integran la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) puedan efectuar sus comentarios a la propuesta cursada por la FIFA para modificar el estatuto vigente. Luego, la Comisión Normalizadora enviará tales comentarios a la FIFA y a la Conmebol siguiendo con el cronograma fijado por la entidad mayor del fútbol mundial. El 14 de febrero debe convocarse a una Asamblea General Extraordinaria a celebrarse el 14 de marzo, al fin de aprobarse el ‘estatuto modelo’, aquel que habrá de guiar a las generaciones de dirigentes del siglo XXI.

El proceso culminará -una vez aprobado el nuevo estatuto- el 28 de abril, con la elección presidente de la AFA. Lejano ya parece aquel 3 de diciembre de 2015, cuando dos papelitos se pegaron en una mano estúpida para sellar el bochornoso 38 a 38 entre Luis Segura y Marcelo Tinelli. La FIFA propicia que los nuevos miembros de la AFA sean los clubes de primera división, B Nacional, B metropolitana, C y D, torneo federal A, más los representantes del fútbol federal y sus ligas, fútbol femenino, futsal, fútbol playa, árbitros, entrenadores y jugadores.

También podría ser miembro cualquier persona jurídica que lo desee mediante una solicitud por escrito y cumpliendo una serie de requisitos. Uno de los puntos de discordia entre la dirigencia es el número de asambleístas, (la FIFA propone reducir de 75 a 46), quedando la primera división con 22 asambleístas contra 18 del ascenso, más los 6 de los llamados ‘grupos de interés’ (fútbol femenino, playa, futsal, árbitros, futbolistas y técnicos), que a partir de ahora tendrían voz y voto en la toma de decisiones. Otro punto de controversia, es la aplicación del ‘viejo’ o del ‘nuevo’ estatuto para el llamado a elecciones. Días atrás, Rodolfo D’ Onofrio, presidente de River, rechazó la acusación de ser ‘personero del voto calificado’ que le hiciera el vice de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro.

"Me parece gracioso y me da pena. Creo que él es una buena persona, pero así no es el camino, el camino es el diálogo. No hay que inventar. Se quedaron con la vieja AFA y no existe más", declaró a ESPN radio. En tanto, el grupo ‘Ascenso Unido’ que lidera Claudio Tapia se opone al estatuto de la llamada ‘Superliga’, que pretende consagrar la supremacía absoluta de los ‘5 clubes grandes’, siguiendo el camino del anacrónico y desigual modelo español. La FIFA se encamina a zanjar las diferencias imponiéndole a la AFA un modelo de código electoral. Entre las innovaciones a favor de la transparencia se crea la ‘Comisión de auditoría y conformidad’, en reemplazo del actual Tribunal de Cuentas, para verificar la autenticidad de las cuentas, la contabilidad y los informes de los auditores independientes.

Sólo la Asamblea elegirá o destituirá a sus miembros, con mandato de 4 años, debiendo someterse previamente a un examen de integridad ante el Tribunal de Ética (idéntico al que deberá rendir el futuro presidente de AFA). Se les exige a sus integrantes que sean ‘independientes’, condición que no se acreditará si ellos mismos o alguno de sus familiares (cónyuge, hijos, hijastros, padres, hermanos, compañero sentimental, padres del cónyuge/compañero, sus hermanos o hijos), ‘en algún momento de los 4 años anteriores al inicio de su mandato’ hubieran ocupado: (i) Un cargo remunerado o firmado un contrato con la AFA, o con alguno de sus miembros: una liga, un club, una empresa o asociación vinculada. (ii) Haber trabajado como asesor legal externo o auditor de la AFA. (iii) Haber ocupado un cargo remunerado o ad honorem en alguna entidad benéfica a la que la AFA o alguno de sus miembros, una liga o un club, le hubieran hecho un pago.

En esa misma línea, se incorpora como nuevo órgano de la AFA al Tribunal de Ética, que tomará el examen de integridad a las autoridades elegidas por la Asamblea, y podrá sancionar las violaciones a los códigos de Ética y Disciplinario, o de cualquier norma estatutaria. Previo, el nuevo Comité Ejecutivo deberá elaborar el código ético de la AFA según las reglas FIFA, que exigen al candidato dar una declaración al fin de evitar un conflicto de intereses entre la función a cumplir y sus negocios privados, en salvaguarda de su integridad e independencia. El nuevo estatuto es un ‘pacto o contrato social’ que los dirigentes deberán respetar si es que desean refundar la AFA.

En el siglo pasado, Jorge Luis Borges sostenía que "el fútbol es popular porque la estupidez es popular". El célebre escritor concebía al fútbol como un negocio más que un deporte, y lo ligaba al discurso de los gobiernos populistas ávidos de votos. Es hora de abandonar el antagonismo retrógrado entre los ‘5 grandes’ y ‘la inmensa mayoría’, aunque más no sea para sepultar la profecía borgiana.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Roman Quiroga
Roman Quiroga 06/02/2017 07:17:25

Del rompimiento unilateral del contrato vigente del gobierno con la afa , no decis nada? Y la seguridad jurídica? Que tipo de capitalismo ejercen x este medio ?