Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El efecto Trump ayuda al Tesoro pero complica la política del BCRA

A comienzos de año, el gobierno argentino había previsto condiciones financieras internacionales más duras. El triunfo de Donald Trump no solo aportaba incertidumbre a los mercados bursátiles, por su enfático discurso en contra de la globalización y de los acuerdos comerciales, sino que hacía temer un retorno de capitales a EE.UU. a partir de una combinación de incentivos y castigos impositivos para las empresas estadounidenses.

Sin embargo, esas condiciones no se verificaron. De acuerdo al FMI, en el primer trimestre del año los países emergentes tuvieron un ingreso neto de fondos, algo que nadie preveía en el mes de enero, cuando el escenario más probable era de fuga. Eso implicó que en las últimas semanas el excedente de divisas que sobrevoló a los mercados como inversión financiera creó una erosión cada vez más visible sobre el tipo de cambio. A la Argentina le ayudó a resolver sus problemas de financiamiento, pero a un precio alto: una apreciación del peso que complica a todos los sectores productivos.

El temido efecto Trump ayudó más al Tesoro que al BCRA. El ajuste que se temía no vino por el lado del sector público sino de la menor rentabilidad de las empresas exportadoras, y de una mayor oferta de importaciones que deprimió la producción local. Hoy el Banco Central tendrá que evaluar si actúa sobre escenario, en el que pesa sobremanera la suba de la tasa de interés que aplicó para contener la inflación, o no.

Los ahorristas que trajeron sus dólares por el blanqueo siguen tentados a engancharse con las Lebac. Por eso el ente monetario enfrenta el dilema de endurecer más su política frente al aumento que mostró la inflación en abril, a riesgo de que crezcan las colocaciones a tasa en pesos y aumente todavía más la oferta de dólares.

El Central sabe cómo fue la tendencia de los precios en lo que va de mayo. Con esa información, deberá resolver si se queda quieto o apuesta a otro gesto disciplinador.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar