Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El dólar para sólo cuando hay confianza

Imagen de ALEJANDRO COLLE

ALEJANDRO COLLE Periodista y economista

5

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central

Está en la tapa del libro. Subir la tasa de interés es una herramienta adecuada para calmar el mercado cambiario cuando sobreviene una turbulencia. El público se verá tentado con el alto rendimiento que puede obtener en un plazo fijo y a las empresas se les encarecerá mantener posiciones en dólares.

Pero es un recurso que, combinado con la venta de divisas por parte del Banco Central, solo puede ser usado en el corto plazo, para no afectar negativamente las variables de la economía real. Y funcionará siempre y cuando las autoridades del Ejecutivo gocen del respeto de la sociedad y despierten confianza entre los agentes económicos.

La gran pregunta que se hace hoy el mercado es si el BCRA saldrá a intervenir vendiendo reservas. Y, en tal caso, con qué intensidad y por cuánto tiempo. Y qué nivel de tasa estará dispuesto a convalidar para ganar esto que, al menos por ahora, parece más una pulseada que una corrida.

En Argentina hay muchos ejemplos en los que esta medicina funcionó. Por ejemplo, Martín Redrado en 2008. Pero hay por lo menos 3 casos en los que el resultado fue otro.

1) En febrero de 1981 era fuerte la versión de la salida del ministro de Economía, José Martínez de Hoz. Y del fin de la tablita cambiaria y la sobrevaluación del peso. Los rumores fueron creciendo a diario y para fin de marzo la tasa de interés alcanzó a 700%. Aún así, nadie quería pesos. El 2 de abril asumió Lorenzo Sigaut en Economía, aumentando 86% la paridad peso/dólar. La semana previa había acuñado la frase “el que apuesta al dólar pierde”. Sin credibilidad, a los pocos meses se vio obligado a seguir devaluando en una sucesión que elevó 225% el dólar en el año.

2) En mayo de 1989 el PJ con Carlos Menem le ganaba las presidenciales al radical Eduardo Angeloz por 47,5% a 36,8%. El cambio de mando estaba previsto para diciembre, pero 7 meses eran demasiados para un gobierno entonces desgastado como el de Raúl Alfonsín, que venía de perder las legislativas de 1987 y la provincia de Buenos Aires, en la que Antonio Cafiero derrotó a Juan Manuel Casella y recuperaba la gobernación para el PJ, por apenas 6 puntos.

Alfonsín venía de devaluar 61% en febrero, se desconfiaba de su capacidad para gestionar la transición y había muchas dudas acerca de lo que haría la siguiente administración. Entre el lacónico “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo” del ministro Juan Carlos Pugliese y el “salariazo” prometido por Menem en campaña, la desconfianza se catapultó. El país conocía la primera hiperinflación, que precipitó la caída de Alfonsín y adelantó el cambio de gobierno para julio. El dólar era indiscutido refugio financiero, como también lo fue antes y después del Rodrigazo de 1975, que aumentó 99% el tipo de cambio.

3) En octubre de 2001, la Alianza del presidente Fernando de la Rúa, ya sin vice por la temprana renuncia de Carlos “Chacho” Alvarez, era derrotada en las elecciones de medio término. El PJ le había ganado por 36,7% a 23,2% y quedaba con 40 senadores, que le garantizaba quórum propio y mayoría en la Cámara Alta.

El blindaje financiero de u$s 38.800 millones, préstamo firmado en octubre anterior con el FMI, el BID, el Banco Mundial, el gobierno de España y los bancos comerciales, que renovarían u$s 10.000 millones de sus Letras del Tesoro, no alcanzó para disipar del todo las dudas sobre la capacidad para bajar el gasto y reducir el déficit fiscal. Las provincias no conseguían financiamiento y el Tesoro no lograba colocar deuda.

En un intento por recuperar la confianza y evitar el colapso, se ideó el “megacanje”, que permitiría la refinanciación de u$s 40.000 millones de dólares de deuda que vencía en los siguientes 10 años. Pero la número dos del FMI, Anne Krueger no aprobó un examen del país y se suspendieron los desembolsos para Argentina.

Se cerraba la ventanilla del vital apoyo financiero externo, ya descartado el ajuste fiscal que había intentado, sin éxito ni apoyo, Ricardo López Murphy en marzo. Seguramente lo recordará Federico Sturzenegger. El actual presidente del BCRA era entonces el secretario de Política Económica y continuó después con Domingo Cavallo.

La tasa pasó de 10% en enero de 2001, a 23% en mayo y en noviembre, pese a que el Congreso había sancionado una ley de intangibilidad de los depósitos, había superado 60% anual. Era 60% en dólares, ya que regía el 1 a 1 de la convertibilidad. Prueba del deterioro en la confianza de los inversores, es que también la tasa para los plazos fijos en dólares trepó de 9,7% en enero a 30,6% en noviembre. Mientras, las reservas del Banco Central, se desplomaban de u$s 34.591 millones en mayo a u$s 14.995 millones antes del “corralito”, que no alcanzaban para responder a los pasivos del BCRA.

Son algunos ejemplos que ilustran la ineficacia de la intervención cambiaria o la suba de tasas cuando un gobierno pierde credibilidad. Lo que es más frecuente sobre el final de una administración, que cerca del principio.

¿En qué situación estaría hoy el gobierno de Cambiemos? ¿Tendrá poder político, capacidad técnica y determinación para convencer a los mercados que el peso no es un as de oros?

Para calibrar el momento actual y responder a estos interrogantes, las lecciones del pasado sugieren seguir de cerca estos factores técnicos y políticos:

1) la oferta (exportación, préstamos financieros) y demanda (importación, rentas, cobertura) de divisas

2) la voluntad, oportunidad y pericia del BCRA para intervenir en el mercado cambiario 

3)  las tasas de interés y la evolución de los depósitos en pesos y en dólares (u$s 29.700 millones)

4) la tasa de pases y de Lebacs (vencen mensualmente más de $ 500 mil millones)

5) la evolución del gasto público, del déficit fiscal, y coherencia con la política monetaria. La tasa de inflación    

6) si la incipiente mejora en algunos indicadores macro empiezan a sentirse a nivel micro

7) la predisposición del mundo para seguir financiando al Tesoro y Provincias y a qué precios

8) la capacidad política del Ejecutivo para negociar las prometidas reformas estructurales (tributaria, previsional y laboral)

9) el resultado de las PASO en la provincia de Buenos Aires y las proyecciones para las legislativas de octubre

10) las chances de continuidad y prospectiva del gobierno de Cambiemos.

Más notas de tu interés

Comentarios5
Gustavo Troisi
Gustavo Troisi 01/08/2017 03:33:52

Entonces no para más....

Luis Arturo Rodriguez
Luis Arturo Rodriguez 01/08/2017 10:32:21

En la Argentina siempre se cumplio la ley de Murphy: SI ALGO PUEDE SALIR MAL,SALDRA MAL.

Emilio Gaviria
Emilio Gaviria 01/08/2017 09:09:08

La confianza no es parte de la argentinidad, no por paranoia sino por experiencia repetida.

Gabriel Esteban Mas
Gabriel Esteban Mas 01/08/2017 08:59:05

Les están haciendo una corrida bancaria KK y los del gobierno no se dieron cuenta.

Marco Rey
Marco Rey 01/08/2017 08:30:23

Lo fundamental es el déficit fiscal, pero con algo hay que rellenar el artículo. Es el tema fetiche del diario.