Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El desafío de diversificar las exportaciones

El desafío de diversificar las exportaciones

Una de las materias pendientes de la economía argentina es incrementar las exportaciones y el grado de diversificación de las mismas.
Australia lleva 25 años sin sufrir una recesión. Sus exportaciones, si bien son en su mayoría productos primarios (commodities), representan una gran proporción del PIB (cerca del 20%) y el país es el 21º mayor exportador del mundo. Además posee un importante grado de diversificación, repartiendo sus exportaciones de mercaderías en alimentos (17%), productos manufacturados (18%) y metales y minerales (31%). Estas dos características han sido claves para explicar el notable desempeño de su economía durante los últimos años.
Allí, la minería es el principal sector que participa en las exportaciones. Impulsado por el notable crecimiento de los precios de los metales, el desarrollo del sector ha sido un factor importante de crecimiento económico.
El desempeño de Argentina fue algo diferente. Si bien la economía creció durante el último tiempo (también favorecida por el super-ciclo de los commodities), no pudo evitar el impacto de la crisis en 2009. En los últimos 25 años la inestabilidad económica del país fue más que evidente.
Sin embargo, durante ese período, el grado de diversificación de las exportaciones mejoró. La participación de manufacturas de origen industrial y de origen agropecuario creció en detrimento de las materias primas. A pesar de ello, las exportaciones todavía descansan fuertemente sobre el sector agropecuario vinculado con el precio internacional de los alimentos. La minería, en cambio, no logró despegar. Si bien nuestro país presenta ventajas comparativas para su desarrollo, la participación del sector en las exportaciones no ha podido crecer (actualmente los minerales y metales representan menos del 3% del total de las exportaciones de mercaderías).
Para imitar el modelo exportador australiano, el desarrollo de la minería puede ser un factor importante. El potencial de Argentina es enorme, especialmente en cuanto a la producción de cobre, oro y litio donde nuestro país podría ser uno de los principales productores a nivel mundial. Si bien el actual gobierno ha mostrado interés en promover el crecimiento del sector eliminando las retenciones a las exportaciones de minerales, factores claves como una política macroeconómica consistente y el fortalecimiento de la seguridad jurídica son indispensables para atraer las inversiones necesarias para el sector. El mayor desafío sigue siendo encontrar el equilibrio entre el desarrollo productivo de la actividad y el impacto ambiental generado, buscando conseguir un proceso sustentable. El auge de la minería podría contribuir con el crecimiento y con el grado de diversificación de las exportaciones generando así una mayor resiliencia de la economía ante shocks externos, favoreciendo el desarrollo económico.