Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El desafío de Macri es que el déficit fiscal deje de ser invisible en el debate

En ninguna parte de la reforma tributaria o del Consenso Fiscal que se procura firmar con las provincias se habla de la palabra déficit. A lo sumo se habla de cumplir las metas, o de alcanzar sostenibilidad fiscal. Pero no cabe duda de que ese punto es el telón de fondo de todo el debate que hoy protagonizan los funcionarios de la Nación, los empresarios y los mandatarios provinciales.

La propuesta oficial ha recibido cuestionamientos políticos por su impacto en los salarios (ya que todos los impuestos internos que crecen se trasladan a precios y deterioran el poder adquisitivo) y por recargar parte de la solución sobre las espaldas de quienes cobran una jubilación (el cambio de la fórmula de movilidad previsional rebana algún punto extra percibido por encima del aumento de precios). En paralelo también se ha criticado al Gobierno por moderar algunas subas impositivas, lo que implica que el costo fiscal de la ley crece y la ecuación final se desbalancea. Resulta evidente que desde el punto de vista del déficit, a nivel público el plan del Ejecutivo tiene pocos defensores.

Aunque Mauricio Macri hizo el intento de instalar el mensaje en su discurso post electoral en el CCK, la idea de que no se puede gastar más de lo que se recauda también tiene una grieta. Los empresarios que reprochan las propuestas que afectan a su sector no hablan de la meta fiscal ni de como compensar lo que piden anular. Tampoco los gobernadores, pese a que en sus distritos saben que obedecer esa regla es clave para sobrevivir. El gradualismo de Cambiemos, ya sabemos, impone como contrapartida la emisión de deuda. Y es común escuchar que quienes critican las subas impositivas también critican el endeudamiento: los que están en la misa caminan en la procesión.

La colocación de bonos para financiar el rojo fiscal es una receta que no debe extenderse más allá de tres o cuatro años, como asegura el propio Presidente. El que no quiera habilitar una crisis financiera, va a tener que reconocer el déficit y hacer una propuesta para bajarlo. Ese es el verdadero desafío de Macri.

Más notas de tu interés

Comentarios2

Los gigantescos deficits fiscales los crean los que detentan el poder, con la excusa de resolver problemas sociales, que ellos mismos causan. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Alberto Maffei
Alberto Maffei 14/11/2017 09:12:51

SE VE EL PROBLEMA, PERO NO LA SOLUCION..