Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El desacuerdo por una ley de empleo muestra cuan lejos estamos de un Moncloa argentino

El milagro económico español de los años ’80 se construyó sobre un acuerdo de precios y salarios entre el gobierno de entonces, los empresarios y los gremios conocido como el Pacto de la Moncloa. Desde la restauración democrática de 1983, cada presidente argentino se propuso lograr un acuerdo similar al de España.

Pero ni Raúl Alfonsín, ni Carlos Menem, ni Fernando De la Rúa, ni Eduardo Duhalde y tampoco Néstor o Cristina Kirchner pudieron liderar semejante ordenamiento de los factores productivos. Mauricio Macri y la oposición peronista tienen una nueva oportunidad de construir un consenso multipartidario que le otorgue a la economía argentina la racionalidad que no tuvo en los últimos años. Pero el país adolescente sigue demasiado lejos de alcanzar un eventual Pacto de la Moncloa argentino.

Ni siquiera la emergencia económica post default; la altísima inflación del primer cuatrimestre del año y la necesidad de mantener el empleo privado parecen motivos suficientes como para que los protagonistas se sienten a una misma mesa. El gobierno de Macri no quiere dar señales de debilidad; la oposición peronista sufre su falta de conducción y su dependencia de Cristina; los empresarios prefieren mantener sus estrategias de remarcación automática de precios y la principal preocupación de los gremios sigue siendo la demostración de fortaleza política. En ese escenario, parece imposible cualquier acuerdo y es por eso que cada sector impulsa proyectos de ley diferentes para resolver la coyuntura de inflación y parálisis del consumo.

Pero, al mismo tiempo, hay contactos en secreto de quienes creen que puede aprobarse una ley que contenga las necesidades de cada uno de los sectores enfrentados. La dificultad de la Argentina para acordar una pequeña ley que mejore la situación circunstancial del empleo demuestra cuán lejos estamos de consensuar una serie de políticas de Estado que nos permitan planificar al menos una década de crecimiento y desarrollo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Néstor González Loza
Néstor González Loza 09/05/2016 07:28:52

Si no te pagan el precio del trabajo, sólo el costo ¿Conviene trabajar? http://proyectoactitud.blogspot.com/ pic.twitter.com/QuATjSwlEw