U$D

DÓLAR
/
MERVAL

El costo de la inestabilidad en el ambiente de negocios

MARCELO ELIZONDO Mg en Administración de Negocios. Especialista en negocios internacionales

0
El costo de la inestabilidad en el ambiente de negocios

Las altas variaciones en el tipo de cambio agregan un nuevo capítulo a la larga historia de inestabilidades en el ambiente de negocios en Argentina. Y ya sabemos que la inestabilidad afecta la tasa de ahorro y la de inversión, retrae consumo, genera comportamientos oportunistas y dificultad de entablar relaciones sistémicas y estratégicas.

El español José María Peiró Silla (en Psicología de la Organización) sostiene que el ambiente en el que se desempeñan las empresas se debe calificar en 4 dimensiones: estabilidad, complejidad, aleatoriedad y disponibilidad de recursos. Los acontecimientos de los últimos días alimentan una larga cadena de inestabilidad, complejidad y aleatoriedad; y ello condiciona la calidad de las decisiones de los agentes económicos.

J. March y H. Simon (en Teoría de la Organización) explicaron que mientras en situaciones de certidumbre las decisiones de las empresas son mas exitosas, luego en situaciones de riesgo se decide solo si se espera una compensación mayor, y finalmente en situaciones de incertidumbre lo que se espera es el riesgo mínimo, lo que reduce la cantidad de decisiones de los agentes.

Pero, además, han estudiado M.T. Hannan y J.H. Freeman (en Environment and the structure of organizations) que los factores ambientales directamente seleccionan las características de las organizaciones que mejor se adaptan a su entorno.

Todo esto explica un fenómeno crónico en Argentina: padecemos una histórica escasez de empresas internacionalizadas (muchas empresas se retraen en lugar de avanzar). Obsérvese, por caso, que desde el año 2000 (inicio del siglo XXI) a la fecha las exportaciones de Paraguay crecieron 1307%, las de Perú 538%, las de Bolivia 438%, las de Ecuador 314%, las de Brasil y las de Uruguay 295%, las de Chile 274%, las de Colombia 187%, las de México 146%, y las de Argentina (el país de peor performance en el periodo; salvo Venezuela, del que no hay datos), crecieron solo 123%. Además, en Argentina han nacido poquísimas empresas multinacionales (solo 7 de las mayores 100 latinoamericanas), hay pocas empresas exportadoras (Argentina tiene una cantidad de empresas exportadoras que es menor a un tercio de las que tiene México y alrededor de la mitad de las que tiene Brasil; pero además solo el 1% de aquellas exporta cantidades significativas mas de 100 millones de dólares al año); una débil inserción en las cadenas internacionales de valor (solo 30% de nuestras exportaciones, mientras en todos los emergentes ese porcentaje supera el 50%) y una concentración de las exportaciones en solo 3 provincias (que generan 70% del total).

Ahora bien: es curioso que, en un tiempo de disrupciones en el mundo, la inestabilidad sea un obstáculo. Pues debe entenderse que hay disrupciones nuevas y virtuosas e inestabilidades viejas y defectuosas. El mundo asiste a cambios generados por evolución tecnológica, globalización, flexibilización normativa, empoderamiento del consumidor, prevalencia del conocimiento como factor motriz y esas condiciones cambian en el ámbito del mercado (y afectan la micro o la mesoeconomía).

Mientras tanto, la variabilidad histórica argentina (inestabilidad en el marco de referencia económico, político y normativo) está apoyada en otras razones, impropias de la producción (variación en el tipo de cambio, inflación, modificaciones en el entorno legal, conflictividad política y social).

El francés Andre Comte-Sponville ha sostenido que hay 4 niveles distintos en el funcionamiento de una sociedad: el técnicocientífico (lo que operativamente puede hacerse), el jurídicopolítico (lo que el marco institucional regula), el moral (lo que la sociedad admite) y el ético (lo que tiende al bien del conjunto). Mientras los países prósperos avanzan con inestabilidad en el orden técnicocientífico (virtuosa) y tratan de asegurar estabilidad en el orden jurídicopolítico para alentar el progreso; Argentina aun padece (desde hace mucho) inestabilidad en el orden jurídicopolítico, lo que (además) pone a numerosos actores en contra de los cambios técnicocientíficos afectando incluso el orden moral que, así, se compone de algunos valores disfuncionales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar