Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El cambio en el Impuesto a las Ganancias tiene que ser por ley, no por decreto

Es muy importante que este cambio en el impuesto a las Ganancias sea mediante una ley nacional en lugar de decreto u otro tipo de resolución administrativa, lo que va permitir dejar atrás al complejo esquema actual, producto de los parches que se introdujeron en los últimos tiempos, y reemplazarlo por un esquema que reestablezca el carácter progresivo del impuesto a las ganancias. Se espera una modificación de las escalas que se encuentran vigentes desde el año 1999 y que han quedado desactualizadas por la inflación. Esta situación produjo que contribuyentes con ingresos bajos y medios hayan quedado alcanzados por tasas elevadas que en realidad corresponden ser aplicadas a personas de altos ingresos.
Tal como sucede actualmente con las jubilaciones, la reforma debería prever un sistema legal de actualización automática de deducciones personales y escalas de tributación.
La futura ley será para el pago del impuesto correspondiente a 2016 y aplicará retroactivamente a los meses anteriores a la sanción de la ley. Quedará por resolver por parte de la AFIP el mecanismo que se utilizará para implementar la devolución. Hasta el año pasado las devoluciones se hicieron en cuotas.
Por otra parte, la ley vigente no ha receptado los importantes cambios experimentados en nuestro país en derecho de familia por lo que la reforma podría también abarcar estos conceptos. Como ejemplo, cabe citar que la ley de matrimonio igualitario dispuso la sustitución de las expresiones ‘marido’, ‘mujer’ y otras que aludieran directa o indirectamente al sexo de los cónyuges. Asimismo, el nuevo Código Civil y Comercial unificado introdujo figuras novedosas como las uniones convivenciales y las convenciones matrimoniales, que hacen necesaria la adecuación de la legislación tributaria a fin de establecer los criterios de tributación de las persona humanas. Aún hoy las leyes de los impuestos a las ganancias y sobre los bienes personales se refieren a beneficios y bienes del ‘marido’ y la ‘mujer’, lo que evidencia aquella necesidad de adecuación de las normas. Por último, el establecimiento de la obligación de brindar alimentos a los parientes por afinidad, como podría ser el hijo del cónyuge, requeriría la adecuación de la ley del impuesto a las ganancias a fin de que se permita su deducción impositiva como carga de familia".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar