Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Estado ya sacrificó recursos para bajar el IVA: falta saber si funcionó

El titular de la AFIP, Alberto Abad, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne

El titular de la AFIP, Alberto Abad, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne

Cada vez que la coyuntura apremia, la reacción natural de la dirigencia política y también empresaria es ver hasta dónde la emergencia puede quedar cubierta con el paraguas del Estado, ya que todos asumen que su tela es elástica y puede cobijar a aquellos que tienen una necesidad o un derecho insatisfecho, sin preocuparse demasiado acerca de si el Estado está en condiciones o no de sostener ese esfuerzo.

Ese impulso, curiosamente, no se da en un contexto en el que el sector público se achicó. Todo lo contrario. Con una presión tributaria récord, el Estado cobra más impuestos de los que la sociedad puede pagar (por eso existe más de 30% de economía en negro), y absorbe más beneficios de los que puede financiar (que la meta de 2017 sea bajar el déficit fiscal a 4,2% del PBI lo dice todo).

La propuesta de reducir el IVA a 11 productos de la canasta básica, presentada la semana pasada por el diputado Sergio Massa, abre otra vez el debate sobre cuánto puede resignar un Estado deficitario, sin preocuparse tampoco por el hecho de que la mitad de la plata la tendrían que poner las provincias, ya que se habla de un impuesto coparticipable. El bloque del Frente Renovador planteó que el Gobierno puede disponer de los $ 7000 millones que se ahorró cuando suspendió el descuento a las compras con tarjeta. En esa línea argumental, ni el gasto ni su financiamiento son problema siempre y cuando sean políticamente necesarios. En el mundo real, eso no es así. Y lo saben todos los que han estado cerca de la gestión pública. Lo que no se recauda, se debe tomar prestado (aquí suele darse la paradoja de que los que piden gastar también son los que critican el endeudamiento). Eso significa que tiene un costo que tendrán que pagar los demás ciudadanos.

Sería útil que oficialismo u oposición analizaran cómo funcionó la rebaja de IVA para los 9 millones de beneficiarios de planes sociales convertida en leyel año pasado. La receta nueva ya está vigente. Reclamar su ampliación sin este análisis previo es poner palabras donde todavía hacen falta números.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Hector Eduardo Morales
Hector Eduardo Morales 02/05/2017 12:38:04

El Frente Renovador es DEMAGOGO, siempre ayuda al gobierno cuando hay mayor gasto o menor recaudación, eso opina el equipo de economistas que tiene? Bien nos va a ir con ellos