Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Estado, socio del desarrollo

La política económica muchas veces se encuentra en un trade off con el cuál es difícil de lidiar, el mismo enfrenta lo urgente con lo importante. El actual gobierno parece estar ponderando lo primero por encima de lo segundo.


Existe la creencia que primero hay que ordenar la macro para luego pensar en un plan de desarrollo. Esta idea no siempre es del todo acertada, a fin de cuentas, el largo plazo es una sucesión de plazos cortos.
La meta de largo plazo del actual gobierno es explícita, pobreza cero. ¿Quién podría no comulgar con esa premisa? El problema no es el fin, posiblemente todos los argentinos estemos de acuerdo con esa bandera, sino los medios para llegar a ese objetivo.


Podemos hacer el ejercicio mental de suponer que se solucionan los desequilibrios y problemas de la macro. ¿Qué planes y qué debates existen hoy en día por fuera de este ámbito? No hay luz acerca de la dirección en la cual debemos dirigirnos, cuál es la estrategia de desarrollo que tiene en mente (si la tiene) el actual gobierno como coordinador de planes entre agentes, con heterogeneidad de creencias. Tampoco pareciera ser el plan dejarlo todo en manos del sector privado, el cual puede tardar mucho tiempo en encontrar el camino a la prosperidad.


Las miradas que vinculan al desarrollo deben considerar el peso creciente del sector servicios. Hace 20 años el mundo agregaba valor en dicho sector con un peso del 58%, actualmente el mismo sector genera el 68% del valor agregado mundial, y los países más desarrollados alcanzan supera el 70%.


Cabe preguntarse por qué esta relación entre desarrollo y peso del sector servicios en el PBI. La respuesta hay que encontrarla en el cambio histórico que se vivió en los últimos años. La producción de bienes es cada vez más automatizable, mientras que las actividades que generan valor están relacionadas con el capital humano de un país. No sólo hablamos de científicos, el diseño agrega más valor que el ensamble, algo que nos demostró Apple. La estética agrega más valor que el contenido, al fin de cuentas el café que toma George Clooney es tan rico como otros de menor precio.


La innovación como herramienta necesaria para el desarrollo productivo nacional no pasa por encontrar tres chicos en un garage que fundan una empresa de internet, sino por profundizar los caminos que permiten mejorar la forma en la que hacemos las cosas con costos más competitivos y de forma más rentable.


Vale decir que un país sin industria no es viable pero sí podemos pensar en una industria ultra competitiva haciendo foco en donde tenemos ventajas diferenciales, como lo demuestra el caso finlandés o canadiense. Esa es la oportunidad que tenemos por ser un país en vías de desarrollo, lejos quedó la idea de las etapas del despegue (Rostow). En un mundo dinámico, los jugadores deben cambiar de estrategia rápidamente.


En el plano político, el Gobierno se enfrenta a otro trade off que pone cara a cara al corto y mediano plazo; necesita revalidar la confianza de los inversores en las elecciones parlamentarias 2017, lo que obliga a postergar los ajustes de corto plazo en pos de sostener un nivel de actividad lógico en el marco de un año de sufragio.


El éxito de esta administración que busca un perfil de crecimiento liderado por la inversión recae entonces en poder ir sustituyendo gradualmente los elementos populistas, que según el discurso oficial, eran la característica saliente del gobierno anterior ,con el fin de sostener su poder en las urnas e ir lentamente hacia un esquema desarrollista, pero moderno.


Convertir el desarrollo en algo más que una presentación de power point, supone vincularse con el mundo de la producción y el trabajo desde un lugar moderno e inteligente. Comprender que si no queremos quedar a merced de la restricción que supone depender siempre del tipo de cambio, resulta fundamental reformular el sistema tributario y aligerar la carga fiscal al tiempo que el tamaño del estado respecto del producto vaya recortando su relevancia, no por achicar el gasto sino por mantenerse fijo mientras el producto bruto crece.


Complementariamente a todo esto, el rol del estado puede ser reformulado con una mirada inclusiva, pero desde la eficiencia. Allí donde se proveen bienes públicos, lo ideal no es que esa oferta sea suprimida, sino que mejore su calidad.


No se trata de tener menos hospitales ni menos escuelas, sino de lograr que con las mismas horas trabajadas el servicio que se brinda sea mejor. No se trata de tener menos administración pública sino que ésta se transforme en un socio estratégico del sector privado antes que en su rival.


El verdadero desafío pasa porque el peso de los servicios en la parte que le toca al sector público, sea mucho más parecido a una fuente de soluciones que a un conjunto de problemas. Para ello, antes que anuncios en la redes sociales, hace falta coraje, vocación de diálogo y un conjunto de dirigentes que piensen en le próxima generación antes que en la próxima elección.

Más notas de tu interés

Comentarios3
benedictodos800
benedictodos800 22/10/2016 06:36:33

DE QUE DESARROLLO ESCVRIBE RESTE MUCHACHO ? MACRI ES UN CONSERVA Y ERL ALA DE UCR QUER ELO LLEVO A SU CHIQUERO ES LO MISMO NO HAY DESARROLLISTA ES OTRA MENTIRA DE MACRI

JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 22/10/2016 10:25:43

El ESTADO es REPRESOR del DESARROLLO (Iosele)

Damián Lorenzo
Damián Lorenzo 21/10/2016 10:35:30

comparto plenamente