El Cronista cumple 112 años, con la crisis y los desafíos del Covid a cuestas

El 1 de noviembre de 2019, el país terminaba de producir un cambio político de envergadura, al consagrar como presidente y vice a Alberto Fernández y a Cristina Kirchner. La economía venía golpeada de dos años de crisis, provocada por la incapacidad de Mauricio Macri de darle un rumbo estable a la gestión, y por la incertidumbre política que abría el casi seguro regreso del peronismo al poder. Ambos factores se potenciaron, y el cóctel resultante le dejó al nuevo gobierno un desafío enorme: recuperar una caída del PBI de 2,2% y desandar una inflación que cerró el año casi en 54%, con sus secuelas de pobreza y desempleo.

La agenda económica del 2020 venía formateada por el deterioro de los meses previos. Era inevitable proyectar una reestructuración de deuda y una política que fortaleciera las reservas, entre otros tantos objetivos. Pero lo que ocurrió a partir de marzo no estaba en los planes de nadie. La aparición del Covid-19 y su transformación en pandemia trastocó todo. La salud pública impuso nuevas prioridades y todos debimos adaptarnos a ella, sin excepción.

Para los medios de comunicación, el desafío no se pareció a ninguna experiencia del pasado. Si bien la actividad fue considerada esencial, el aislamiento obligatorio inicial puso una barrera con los lectores difícil de sortear, por la dificultad para distribuir los productos realizados en papel.

Pero sobre todo, obligó a una adaptación radical de nuestra rutina laboral, que pasó a depender 100% de la tecnología. La compañía, como sucedió prácticamente en todas las actividades, empezó a funcionar desde mediados de marzo en formato home office, modalidad que aún hoy conserva con excepciones.

El esfuerzo de todas las áreas y el trabajo articulado con la redacción permitió, a lo largo de todos estos meses, mantener el contacto fluido con nuestras audiencias, tanto a través de la clásica edición color salmón como en nuestros canales digitales. La nueva normalidad pudo desarrollarse sin hacer a un lado una premisa básica que caracteriza a El Cronista y a su grupo de medios: ser un proveedor de información confiable, allí donde nuestro lector la necesite.

Pero eso no fue todo. Hasta el momento, el impacto económico de la pandemia fue tan duro como su costo en vidas. La labor periodística no solo tuvo que sobreponerse a las cuarentenas, sino que debió dar cuenta de nuevos capítulos de la crisis argentina, que en este 2020 encontró nuevos hitos, con una caída récord del PBI de 26% en un trimestre.

Por todo lo expuesto, este nuevo aniversario de El Cronista no quedará en su historia como uno más. Ser un medio centenario y haber llegado este 1 de noviembre a los 112 años de vida como líder en información de economía, negocios y finanzas es una meta que nos seguirá convocando. Con Covid-19 o sin Covid, estamos listos para potenciar nuestro crecimiento.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios