Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Brexit o la `Bestia´ que puede volver

DANIEL MUCHNIK Periodista

2

La creación de los mecanismos para que funcionara una Unión Europea tuvo un propósito único: acabar con las diferencias y con los enfrentamientos armados que asolaron el viejo continente durante siglos y de manera extremadamente sangrienta en el siglo XX.

Durante varias generaciones, los recuerdos personales de las guerras, la ocupación del enemigo, el Holocausto y las dictaduras fascistas y comunistas fueron el principal motivo para apoyar con decisión la integración europea.

Por eso mismo, el historiador británico Timothy G.Ash profesor de la Universidad de Oxford ha escrito en uno de sus últimos libros : "Ahora que los jóvenes, en general, ya no tienen esos recuerdos, necesitamos más que nunca esa memoria colectiva que llamamos ‘Historia’. Para evitar un futuro peor, debemos trasmitir a las nuevas generaciones nuestro mal pasado, que quizás esté volviendo con un rostro nuevo y viejo a la vez".

En esa misma dirección debe recordarse una frase que escribió Bertold Brecht : "Todavía es fértil el útero del que surgió la Bestia". Tomando en cuenta las condiciones actuales en Europa, aquella Bestia puede volver.

Todo de la mano de los nacionalismos extremos que abundan en todos los rincones, del odio y rechazo al ‘otro’ , al extranjero, al ‘invasor’ (por los que escapan de la pobreza y la guerra), más la envidia y la desigualdad social. Y también el alegato de ‘pureza de sangre’. En muchas partes los nacionalismos a ultranza se convertido directamente en fascistas y pro-nazis. Con las mismas fórmulas del pasado: violencia, agresión al extraño, gobiernos fuertes y decididos a todo incluso la destrucción de los que no son iguales.

El ‘Brexit’ está ligado, precisamente, al nacionalismo ortodoxo, que seguirá golpeando la conciencia de Europa por largo tiempo. Los populistas británicos usaron una extrema demagogia, en el momento apropiado. La isla rural y los viejos votaron por la separación del continente y, como algunos señalaron forjaron el futuro de los jóvenes que se sienten esencialmente europeos y no sólo ingleses. Pretextos hubo muchos.

En un sólo caso, probablemente con cierta razonabilidad: los burócratas con sueldos astronómicos de Bruselas, la capital de la UE, que fijan normas y reglas imposibles de cumplir

Hay quien dice que el ‘Brexit’ es resultado de realidades económicas y tendrá consecuencias meramente sólo en esa dirección. Otros, en cambio, están seriamente inquietos por una ensoñación y es que Inglaterra es superior, lo mejor que hay ,autoabastecida y única. Una falacia. Una especie de delirio extendido que se ha adueñado de Europa desde hace unos años, ahora agravado por la ‘invasión’ de los refugiados que alcanzaron a dos millones en 2015, dejando atrás 200.000 adultos y niños que fueron devorados por el Mediterráneo.

Algunos analistas indican que el referendum que hizo posible el ‘Brexit’, iniciativa de los conservadores tiene otro basamento ideológico. Y es todo lo que declaraba como original Margaret Thatcher, líder torie, en un acentuado ‘euroescepticismo’ en sus últimos años. Autoelogiando a la isla como única, irrepetible, inimitable. Varias generaciones de políticos y periodistas adhirieron a esa corriente de pensamiento y en los últimos meses se destacaron, aplaudidos por Donald Trump.

Seguramente Putin, dueño de Rusia, experimente placer ante los acontecimientos antes y después del ‘Brexit’. Pero no sólo los conservadores estaban en ese baile narcisista. También numerosos laboristas siguieron la corriente de los conservadores. A tal punto que se conocieron purgas en todo su liderazgo este fin de semana por no saber parar a tiempo el desenfreno conservador.

Los separatistas británicos usaron los mismos lemas de Marie Le Pen, la dirigente nacionalista, racista y antieuropea francesa o los de varios jefes europeos. En Holanda quieren hacer lo mismo: otro referendum para divorciarse de Europa. Con un verbo fascista que se ha adueñado de Polonia, de Dinamarca, de otros países bálticos, Europa está conmovida. Y no es para menos: el Partido neonazi en Hungría tiene representación parlamentaria.

En Austria casi ganan los pro-nazis las elecciones mayores hace apenas tres semanas. Otros del mismo grupo despotrican y gritan desde sus bancas en el Parlamento Griego. Hay movimientos separatistas tanto en el norte de Europa como en el sur mediterráneo. ¿El ‘Brexit’ la dará un empujón a Irlanda del Norte, Escocia, Cataluña, la Liga del Norte en Italia y los Países Vascos para alejarse de todo proceso de integración masiva?.

El mismo Papa Francisco, inquieto, ha llamado a sortear la ‘balcanización’ de Europa. Una expresión antigua para referirse al peligro de la desintegración. Tiene que ver con la fragmentación en unidades pequeñas y grandes muy diferentes entre sí que se dio en la zona de los Balcanes, donde había una gran infuencia del Imperio Turco antes de la Primer Guerra. Conflicto que tuvo un detonante: el asesinato del Príncipe heredero del Imperio AustroHúngaro en Serbia.

Y arrastró con una increíble ceguera a las principales potencias industriales a una carnicería entre 1914 y 1918. Hubo 10 millones de muertos. Otros tantos heridos y mutilados. Inmediatamente la ‘gripe española’ surgida en las roñosas trincheras de combate se llevó otros 10 millones de víctimas.

Las consecuencias económicas del ‘Brexit’ serán importantes para la mayoría de los profesionales. Es un proceso que llevará su tiempo de escisión formal. Los técnicos advierten que provocará ya mismo ajustes en los bancos centrales, repercutirá en los mercados , en los precios de las commodities, todo el sistema mundial tendrá que volver a acomodarse.

No se espera nada bueno para la Argentina ni para otros países proveedores de materias primas No se sabe con exactitud cuales serán los rasgos del futuro.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Agustin Cabrera
Agustin Cabrera 10/07/2016 07:10:20

Roma tambien era el centro del mundo.Ahora yo me pregunto... Provincias??? o Paises Dominados???. Si hasta pareciera que los mismos que hicieron arder Roma, hoy se quejan de que Europa arde.

Daniel Enzo
Daniel Enzo 09/07/2016 01:22:09

Saben lo que significa este nombre? "Monte dei Paschi" Se dice "cuando ceden los cimientos, se derrumba el edificio" Muy pronto verán algo parecido.. hagan apuestas sobre los "daños colaterale"