Dujovne pone todas sus fichas a lograr el menor déficit fiscal posible

Hace trece meses que los recursos vienen creciendo por encima del gasto, y es por esa razón que varios analistas estiman que el Gobierno estaría en condiciones de sobrecumplir la meta fiscal que se comprometió ante el FMI. Este dato debería haber dado un poco más de respiro a los activos argentinos, que todavía siguen castigados por la perspectiva de que al país le cueste refinanciar la deuda de 2019.

Hacia el interior de la planilla fiscal que elabora Hacienda, es cierto que hay ingresos extraordinarios computados en esa cuenta, como ser las rentas que se trasladan desde el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS hacia el Tesoro. Pero no está mal computarlos por su efecto real, ya que no son pesos que están condicionados: su uso es contante y sonante. También es un dato ineludible que el gasto cae por el freno impuesto a la obra pública. Pero cuando se habla de gestionar con déficit se trata de esto, ni más ni menos.

Nicolás Dujovne sabe que el FMI y los analistas de Wall Street en el fondo son fundamentalistas del gasto. Si todos los objetivos trazados con el organismo están por debajo de lo fijado en el acuerdo, pero la meta de rojo fiscal está cubierta por demás, entonces todo será conversable.

El recorte de $ 65.000 millones anunciado días atrás entra en esa lógica. De hecho, el ministro de Hacienda dio a entender en una entrevista el fin de semana que los principales gobernadores (afectados por la medida, ya que pone fin al Fondo Sojero) aceptaron que se trataba de una decisión casi ineludible, debido al salto del riesgo argentino que comprometía el acceso al mercado. "No podemos pedir apoyo pero sí entendimiento, y lo logramos", dijo Dujovne.

Al Ejecutivo le quedan cinco meses para profundizar esta estrategia. Como con el resto de las variables clave, depende mucho de que no haya una nueva turbulencia externa que afecte el dólar, porque eso mueve la aguja de los precios de la energía y las naftas, y eleva los subsidios. Y que la recesión no se extienda al 2019. La inflación, que tanto complica, acá le suma.

Tags relacionados