Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dólar, déficit y carnaval de bonos: las razones y pasiones que enfrentan a Prat-Gay con el mercado

Dólar, déficit y carnaval de bonos: las razones y pasiones que enfrentan a Prat-Gay con el mercado

Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo". La frase, sinónimo de lo peor, fue pronunciada por el ministro de Economía de Alfonsín, Juan Carlos Pugliese, en 1989, en medio de una gran crisis financiera y luego de un discurso donde se había intentado frenar la corrida bancaria. Hoy, sin embargo, bien podría ser utilizada por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, pero de una manera distinta. Es que el equipo económico logró una cálida –pero no desinteresada– muestra de acompañamiento por parte del mercado cuando colocó sus últimos bonos.

¿Por qué la preferencia de los inversores por prestarle dinero al Estado? El dato es que la Argentina atraviesa un carnaval de bonos de todo tipo, en dólares, pesos, ajustados por CER, con tasa fija, etcétera. En rigor, en una de las últimas emisiones en pesos, el secretario de Finanzas Luis Caputo pareció ingresar en una dimensión distinta, más empática, con los inversores, ya que logró colocar dos títulos –a siete y diez años respectivamente– en pesos y a un interés fijo del 15,5% para el de mayor plazo hasta su vencimiento.

En la traducción, tanto el Banco Central como el Ministerio están atentos a su "curva invertida", que promueve una mayor tasa de interés para los títulos que vencen antes, lo que pretende generar confianza en que, debido a que la inflación va a ir descendiendo, no es necesario pagar más tasa sino menos. Claro que la ecuación también descuenta la estabilidad futura del tipo de cambio.

Con los $ 76.387 millones en el bolsillo, Prat-Gay es hoy uno de los ministros con los que todo el mundo quiere mantener buenos modos. La razón fundamental es que de un tiempo a esta parte quedó en claro que el gobierno de Cambiemos estará signado por un delicado equilibrio entre un importante gasto público, pocos recortes y un déficit fiscal muy duro de roer.

Si bien Prat-Gay suele asignarle la respuesta del mercado a la confianza en el gobierno –dijo que "no hace mucho a la Argentina sólo le prestaban Chávez (a tasas usurarias) o la Anses (a tasas ruinosas para nuestros jubilados)"– existe otro factor que salió a la luz en las últimas horas, y del cual JP Morgan es protagonista.

El dato relevante es que en el mercado internacional existe un índice (que está calculado por el JP Morgan) que representa una cartera de emisiones soberanas en moneda doméstica. Este conjunto de activos seleccionado por la banca de inversión Morgan, es habitualmente replicado por los grandes fondos de inversión, que la ponen como referencia para invertir sus recursos.

En la práctica, se trata de una variante del conocido "Government Bond Index", pero en moneda local, no en dólares. El asunto desnuda la lógica imperante: si la Argentina logra entrar en ese benchmark, los fondos que manejan miles de millones de dólares deberán replicar la composición de esa cartera, lo que generaría automáticamente una compra masiva de títulos argentinos emitidos a tasa fija en pesos. El índice es el "JP Morgan Government Bond Index-Emerging Markets (GBI-EM)", que releva las emisiones soberanas en moneda doméstica realizadas por países emergentes. Este indicador fue lanzado en junio de 2005 y es el primero en su tipo.

La otra cara de JP Morgan

Pero está claro que no sólo elogios ha generado el ministro de Hacienda. Como si se tratara de una logia que opera en las sombras, cada vez son más los detractores de esta política de endeudamiento, que a algunos incluso les genera cierto escozor noventista’.

El guión que suele ser puesto en juego señala que el incremento de la deuda pública no sería preocupante de observarse algún tipo de decisión pública para acotar el elevado déficit, pero en principio esto no estaría pasando. La cuenta lleva a más de $ 650.000 millones el stock de deuda, una cifra que no es alarmante pero que podría comenzar a ceder en la medida en que el Estado se presenta como demandante permanente de fondos.

En la City creen que la relación deuda con PBI va a subir. Uno de los que lo anticipa es el economista Miguel Bein, que ve esta carrera en un incremento de la deuda de 5 puntos porcentuales del PBI por año. Otros economistas no pueden obviar que siempre es JP Morgan el favorecido de estas gestiones, ya que es quien coloca la deuda. En la consultora Economía & Regiones que conduce Diego Giacomini, calculan que la necesidad de emitir bono deja proyectar un 2017 que terminaría con 53% de deuda del PBI y que no sólo no habrá una disminución del déficit fiscal sino que el ‘rojo‘ aumentará tres décimas, hasta llegar al 8,8% del PBI.

De fondo, el debate recién comienza. Según cálculos de la consultora FyE, con las recientes colocaciones de bonos (bontes, euros y bontes), al Gobierno le restaría obtener unos u$s 2000 millones para cubrir sus necesidades de financiamiento del año.

Por eso estiman que con la colocación de nuevo bono con CER (BOCER 2020) y un incremento del stock de Letes, el Gobierno cerrará financieramente el año. Por otro lado, en la City señalan que una proporción importante de colocación de deuda podría realizarse a partir de ahora en pesos, debido a que una parte importante de las necesidades de financiamiento provienen del agujero financiero en moneda local.

A la vez, hay quienes anticipan que podría darse alguna emisión adicional de deuda en el mercado internacional antes de fin de año (en dólares), aprovechando alguna ventana de oportunidad antes que la Reserva Federal (FED) suba la tasa y con miras a pre-financiar el 2017 y/o hacer caja anticipadamente dado el vencimiento del Bonar 2017 en abril por unos u$s 6250 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios5
Carlos Margulis
Carlos Margulis 25/10/2016 02:56:10

Sube la relación Deuda/PBI y el deficit fiscal que tanto se escandalizaban no solo que no baja, sino que sube. Desastrozas noticias.

Raul Nieto
Raul Nieto 25/10/2016 11:30:15

La toma de deuda va en relacion al pedido de gradualismo para encarar la disminucion del deficit y da tiempo para demostrar que las medidas economicas daran el resultado esperado que es revertir la recesion y disminuir la inflacion

Rogelio Gonzalez
Rogelio Gonzalez 25/10/2016 08:40:57

Vamos directo a un nuevo default.Para el proximo gobierno.Se acuerdan del paquete que le dejo Menen a de la Rua?

robertotamer Tamer
robertotamer Tamer 24/10/2016 10:29:53

Alfonso, tu conocimiento de economía te indica en el Banco Central, se volvieron locos. Trabajan para el enemigo. La fuga de capitales que propiciaron es alarmante. Además frenaron la actividad productiva.