Diversidad y comunicación en el ámbito corporativo

Según un informe realizado por la consultora Ipsos para el British Council, entre las habilidades más valoradas en el mundo corporativo se encuentran, entre otras, comprender diferentes puntos de vista, demostrar respeto por los demás, trabajar de manera efectiva en equipos diversos, adaptarse fácilmente a diferentes escenarios y la apertura a nuevas ideas y formas de pensar.

Todas estas habilidades forman parte de lo que llamamos “competencias interculturales y, como cualquier otra capacidad, deben ser exploradas, estimuladas y desarrolladas.

Las competencias interculturales se refieren principalmente a la capacidad de comunicarse efectiva y eficientemente en diferentes contextos culturales. Esto es porque comunicación y cultura conforman un continuum en la vida social, en la que la cultura produce comunicación y viceversa.

Hoy más que nunca, las organizaciones tienen la responsabilidad de brindar espacios de sensibilización y aprendizaje que sumen valor a sus equipos al contar con empleados interculturalmente competentes, que valoren la diferencia, basen sus acciones en el respeto y comulguen con la diversidad propiciando la inclusión.

La comunicación intercultural brinda herramientas con el objetivo de que las personas sean más empáticas y sensibles con quien es diferente y, de esa forma, estén capacitadas para poder cambiar su marco de referencia y adaptar su comportamiento, logrando un buen desempeño en contextos complejos y distintos.

Para que una organización pueda avanzar en este sentido, el gran primer paso es “ver su interior , sincerarse e identificar la necesidad del desarrollo de competencias interculturales a fin de gestionar la diversidad (la cual puede expresarse en equipos multiculturales por el origen o ubicación de sus miembros, clientes y/o socios extranjeros o empleados con diferentes realidades, capacidades, elecciones o género).

Una vez reconocidas esas realidades, es necesario que se avance en la incorporación de un programa sobre sensibilización en diversidad, suspensión del juicio y habilidades comunicacionales. Éstas serán las bases para el desarrollo de competencias interculturales que derivarán en un cambio en las prácticas de los equipos en cuanto su dinámica, incorporación de un otro, inclusión del mismo y desempeño exitoso.

A grandes rasgos, un programa de sensibilización cultural enseñará a los miembros de una organización a comprender lo diverso, auto-identificándose a sí mismos como diferentes a los demás, pero sin temor de reconocer las diferencias. Así, ganarán una manera distinta de ver el mundo, una forma de vida que trae consigo herramientas prácticas para la vida cotidiana, y que resultan indispensables para gestionar la diversidad a nivel grupal.

En resumen, la interculturalidad nos aporta herramientas para mejorar nuestra sensibilidad con las personas que son diferentes, tendiendo puentes y adaptando el comportamiento propio a la cultura del otro, siendo más conscientes no sólo de las diferencias sino de cómo impactan en nuestra cosmovisión y valores.

La sensibilidad y la comunicación intercultural pueden contribuir a transformar la cultura organizacional y los valores que la identifican, la definen. Una cultura organizacional abierta al pensamiento crítico, donde se suspenden los juicios para entender la mirada del otro, donde se promueve la inclusión, la integración y así la colaboración, nos permite finalmente generar la confianza necesaria para construir equipos sólidos y una organización preparada para adaptarse a contextos inciertos, ambiguos y volátiles como los que estamos viviendo.

Incorporar las herramientas de competencia intercultural y entre ellas, la sensibilidad en los estilos de comunicación, le permite a una organización comunicarse e interactuar con un mundo diverso, globalizado y ser más eficientes y eficaces a la hora de alcanzar sus objetivos estratégicos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios