Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Diez puntos para una reforma tributaria sin escalas

IVÁN SASOVSKY Director de Sasovsky & Asociados

0

La postura del gobierno y la necesidad de consensos a la hora de avanzar con la derogación de la Ley de pago soberano y la Ley cerrojo, pusieron a prueba la capacidad del gobierno de avanzar con determinadas políticas, y de construir la llave que abrirá las puertas de la Argentina al mundo.

Pero, abrir esas puertas y promover la llegada de inversión extranjera directa, o el desarrollo de inversiones en general es algo pesado para nuestra debilitada seguridad jurídica, abonada de déficit fiscal y presión tributaria a tope.

Ese escenario equipara en términos relativos a la salida del default, y a la necesidad de reforma tributaria. Pues, salir del default en lo financiero y a la vez ofrecer un menú con tributación extrema y distorsiva, no parece ser una oferta convincente para los inversores potenciales.

Algo más tiene que cambiar, y a modo de ejemplo, es importante tener en agenda los siguientes puntos a la hora de adaptar y normalizar la tributación respecto al resto del mundo. De esta manera se podrían sintetizar en los siguientes puntos aquellos problemas de inminente solución:

- Poner en uso los mecanismos de ajuste por inflación (sea esta real o potencial) en materia tributaria y penal tributaria.

- Evitar la doble imposición interna, derogando impuestos distorsivos como el famoso Impuesto a los Débitos y Créditos Bancario, o el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta.

- Alcanzar con el Impuesto a las Ganancias exclusivamente cuando esta deja de reinvertirse, sobre la ganancia final real.

- Universalizar criterios de interpretación y aplicación que la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha instituido en materia tributaria.

- Evitar la carga administrativa excesiva sobre los contribuyentes disminuyendo la cantidad regímenes de información y recaudación.

- Limitar el uso de presunciones en materia tributaria, para alcanzar a la verdadera capacidad contributiva.

- Ampliar la red de convenios para evitar la doble imposición internacional, suscribiendo convenios bilaterales y multilaterales con aquellos países exportadores de capital para la Argentina.

- Discutir una nueva ley de coparticipación, pero no sólo para distribuir lo recaudado, sino además para recaudar en origen y federalizar la recaudación sin artilugios engañosos.

- Adaptar la tributación a nuevas figuras de negocios, sobre todo aquellos que emergieron a partir de la unificación del Código Civil y Comercial y diseñar mecanismos de cobro de impuestos sobre la ‘economía digital’.

- Desarrollar incentivos tributarios para emprendimientos, PyMES, y contribuyentes cumplidores.

Estos diez puntos sintetizan una gran cantidad de decisiones erróneas que en su momento se tomaron y que hoy nos impiden ponernos a la altura de lo que pretendemos ser como país. Volvernos atractivos y generar un círculo de inversión real y trabajo no es una tarea fácil, pero sin dudas es un desafío obligatorio y dignificante para todos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar