Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Diciembre cierra con caras nuevas y con varios clásicos de fin de año ausentes

Hay que reconocer que los últimos días de diciembre aportaron algunos datos que no se esperaban a la foto con la que el Gobierno cierra el año, como los cambios de gabinete y el fuerte golpe judicial a la ex presidenta Cristina Kirchner. Pero eso no es todo: otros elementos que en el pasado fueron relevantes para el clima político y económico, como los piquetes que las organizaciones sociales hacían frente a los grandes supermercados; los reclamos salariales que obturaban los viajes por las fiestas; los pedidos salariales que hicieron las fuerzas de seguridad, o incluso los cortes de luz por las altas temperaturas, en esta ocasión no estuvieron presentes.

Después de haber librado una intensa batalla política con el Congreso, los gobernadores y la CGT por la reforma del Impuesto a las Ganancias, el Gobierno estaba listo para bajar la persiana hasta enero. Pero Mauricio Macri decidió ejecutar igual una movida fuerte dentro de su gabinete, como lo fue la salida de Alfonso Prat-Gay. Aunque su sucesor no tiene el mismo reconocimiento público que el ministro saliente, cabe señalar que el recambio no despertó mayores inquietudes en la comunidad inversora y empresaria. Esa falta de reacción es la evidencia más clara de que Prat-Gay ya no movía la aguja internamente. El Presidente hacía tiempo que confiaba más en sus "ojos y oídos" de la Jefatura de Gabinete que en el juicio del titular de Hacienda.

El altísimo nivel de adhesión que mostró hasta ahora el blanqueo tampoco era un dato tan certero. Aunque es un ingreso extraordinario, amortiguará las necesidades de financiamiento justo cuando el costo de emisión sube en el mundo post Trump. El último dato que acolchonará este fin de año tranquilo, es una inflación que en diciembre será de 1% o menos. La suerte del 2017 ya está echada.

Más notas de tu interés

Comentarios1
JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 30/12/2016 06:49:16

“clásicos de fin de año ausentes” ? Sí, por Genesis ( 1: 28/29 ) “Ecclesiastical Economics: Envy Legitimized ( Peter Bauer ) (Iosele)