Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Devaluación, encaje light y los consejos de Cavallo para tener un dólar ‘feliz’

Dicen que uno no debe tener mucho cuidado con lo que desea porque se puede cumplir. ¿Y si finalmente la tan mentada lluvia de dólares se transforma en un temporal que termina arrojando baldazos de capitales a estas estériles y desacostumbradas tierras? ¿Y si el blanqueo termina siendo un verdadero éxito?
En el Gobierno, preocupa, y mucho, el atraso cambiario. Lo dijo el jefe de Gabinete en las últimas horas: "Hoy el problema es que el peso se está revaluando".
La herencia recibida que el economista Javier González Fraga calificó de ‘bomba’, conformada por la necesidad de actualizar tarifas de servicios públicos y combustibles y las paritarias bien en el borde terminaron marcando una inflación que supera el 40% anual.
Con tasas bien arriba -que el Central de Federico Sturzenegger comienza a puntear hacia abajo- el sector empresarial beneficiado con la devaluación de comienzos de ciclo ha comenzado a inquietarse. Las fuertes subas de costos de las últimas semanas en rubros como energía, combustible, mano de obra y logística ha puesto en tela de juicio las bondades del nuevo esquema cambiario, visiblemente utilizado como ancla inflacionaria, al menos hasta que pase el efecto del tarifazo en el sistema de precios.
Pero las advertencias están a la vuelta de la esquina. Incluso en las últimas horas el ex ministro de Economía Domingo Cavallo escribió que, de estabilizarse el mercado financiero, el tipo de cambio de referencia debería ser hoy 15% más elevado, en el orden de los $ 16, cuando la cotización cerró la última semana muy cerca de los $ 14 en ventanilla, su nivel más bajo desde enero.
El dato que aporta Cavallo es que "comparando los precios de Argentina en moneda local con los valores en dólares de los mismos productos en los Estados Unidos, los alimentos son hoy un 25% más baratos en Argentina, pero los combustibles y productos electrónicos un 90% más caros".
Por eso señala que "hacia el futuro convendrá que el Banco Central trate de acompañar con la tasa de Lebac a la tasa de inflación de los precios que se mueven con el tipo de cambio" y que si eso ocurre "es posible que la política monetaria pueda perseguir metas de inflación, siendo neutral con respecto al tipo de cambio de equilibrio de largo plazo".
En el gabinete económico hay quienes no tienen dudas. Sostienen que lo más probable es que el propio Gobierno avance en una idea de reimplantación de los encajes al ingreso de ‘dólares golondrina‘ que, a la larga, perjudican a la economía, pero por ahora descartan que se aplique un esquema como el que rigió entre 2005 y principios de 2016 con un 30% de inmovilización.
Mientras, los ‘profetas del desencanto’ cuentan los días para que se instale el anunciado segundo semestre, y los grandes bancos de inversión de todo el mundo sobrevuelan Buenos Aires lanzando desde sus portaaviones decenas de brokers con paracaídas, son los propios brokers los que se suman a la advertencia.
Como se dijo, después de la devaluación de diciembre donde el dólar oficial paso de los $ 9,70 a poco más de $ 14, el peso comenzó a perder competitividad y en mayo tocó su mínimo en los últimos cinco meses.
Una de los indicadores que utilizan es el tipo de cambio real multilateral, que se apreció en promedio de casi 5%. Con el peso apreciándose nominalmente 1,9% en mayo, Brasil es visto como un factor a tener en cuenta. Tanto JP Morgan, como Morgan Stanley, Credit Suisse y Deutsche Bank hacen referencia a que el tipo de cambio real bilateral con Brasil se aprecia, mientras que sólo en el tramo interanual existe una leve depreciación.
La referencia obligada es que la agresiva política de suba de tasas de interés de referencia utilizada para moderar la inflación y a su vez controlar el mercado cambiario parece seguir de cerca lo que ocurre con los precios, pero no así con la cotización del billete.
En este sentido, la observación podría ir a contramano de lo que marca el propio Domingo Cavallo, quien sostiene que la tasa tiene más efecto sobre el tipo de cambio que sobre los niveles de inflación. Sin embargo, para el presidente del BCRA ha habido avances y por esa razón desde hace tres semanas el BCRA comenzó a reducir las tasas de la Lebac a corto plazo y el último martes la dejó en 34,25%.
En el Gobierno también miran el desenlace de la venta de Citi con renovado interés. La entidad habría recibido al menos siete ofertas por su unidad de banca minorista en Argentina, proceso que anunció a mediados de febrero y que también incluye esos segmentos en Brasil y Colombia.
Entre los oferentes estarían los bancos Macro, Galicia, Santander-Río, BBVA-Francés y HSBC, a los que se sumaría un grupo inversor mixto (empresarios locales y extranjeros) encabezado por Juan Bruchou, ex presidente del Citi en Argentina, y que tendría entre sus socios al financista peruano Tomás Rodríguez Pastor, del Grupo Interbank.
También trascendió que Eduardo Elsztain se sumó a la lista de interesados a través de su banco de segundo piso, BACS.
El dato no es menor. En opinión de un referente del gabinete económico, demuestra que la Argentina "condensa buena expectativa" en materia económica. Además, que los esfuerzos de la embajada de USA en Argentina para que la entidad no ceda a las presiones de la banca de capitales chinos parecen haber rendido frutos.