Deuda: un alivio que frena una emisión de $ 130.000 millones

El miércoles la negociación de la deuda se complicó. Uno de los principales acreedores, el fondo de inversión BlackRock, dijo mediante un comunicado que consideraba utilizar "todos los derechos y recursos disponibles". Traducido es reenfocar la estrategia y litigar en los tribunales de Nueva York.

También BlackRock aseguró que le presentó al Gobierno una oferta de reestructuración comprensible y sustentable. En el Ejecutivo piensan que esa propuesta no es razonable porque no es precisamente sustentable. Lo que parecía ser un acuerdo seguro al principio de la semana, el miércoles parecía quedar hecho añicos. Sin embargo, la Argentina es en esta negociación como esos boxeadores que parecen estar al borde del knock out y los salva la campana, y en el próximo round recuperan aire y vuelven a emparejar la pelea.

Ayer, lo que un día antes era desazón se convirtió en alivio. El Gobierno logró refinanciar $ 135.000 millones y el fondo de Inversión Pimco, otro de los grandes jugadores en la deuda local, volvió a apostar por el país. Pimco renovó la totalidad de los bonos que tenía en juego, una suma que cercana al 80% de la deuda que vencía.

Pero la clave no solo está en que Pimco haya tomado una postura diferente a la que un día antes tomó BlackRock. La clave es que si el Gobierno no obtenía ayer el apoyo de los bonistas para canjear los bonos en pesos, hubiese tenido que volcar al mercado una emisión más que considerable para poder enfrentar el pago.

Para tomar los $ 135.000 millones el Gobierno colocó bonos en pesos, en su gran mayoría de corto plazo, y pagó una tasa entre el 29% y el 30,6% nominal anual.

Así, el ministro de Economía, Martín Guzmán, hará frente al vencimiento del bono denominado TJ20 por $ 132.000 millones que vence el próximo lunes. Casi $ 120.000 millones se canjearon por títulos que vencen entre el 31 de julio y mediados de octubre. Estos vencimientos se corresponden con las tres licitaciones de nuevos bonos en dólares que hará Economía por alrededor de u$s 500 millones.

Por otro lado, el Gobierno también con la licitación de ayer consigue alivio en lo financiero y de alguna forma en el enfrentamiento con los inversores por las restricciones a la compra de dólares. Si la licitación de ayer fracasaba, en el Ejecutivo temían que iban a tener que cerrar aún más el cepo a la compra de moneda estadounidense, lo que hubiese provocado otro capítulo negativo para el humor social.

De todos modos, la renegociación final de la deuda está lejos de terminar. El resultado de ayer es un dato positivo tanto como fue de negativo el dato del miércoles. La negociación seguirá y eso es bueno. Pero los que ven un acuerdo cercano tal vez no están mirando que todavía se discute en términos económicos. Si hay acuerdo, faltará aún el capítulo legal.

Tags relacionados
Noticias del día
Leve suba en globales

Mercados en "normalidad": volvió a subir el riesgo país y los ADR cerraron en rojo

Mercados en "normalidad": volvió a subir el riesgo país y los ADR cerraron en rojo
En un día se esfumó el efecto positivo del resultado de las elecciones en Ecuador sobre los bonos argentinos. Los globales tuvieron pequeños avances en toda la curva y los locales se comportaron mixtos. En renta variable continúan las malas: el Merval cayó 0,9% y la mayoría de los ADR cerró en rojo.

Juan Pablo Alvarez