Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Desempleo: se hace más énfasis en el problema que en las vías de solución

Imagen de HERNAN DE GOÑI

HERNAN DE GOÑI

Director Periodístico interino

0

Como cada 7 de agosto, San Cayetano recibe a miles de creyentes, entre los que hay agradecidos por haber conseguido trabajo, y los que le piden una oportunidad de emplearse para alimentar dignamente a su familia. La cantidad de feligreses que acuden al santo patrono de la providencia siempre es multitudinaria, lo que demuestra que la masividad de este acto de fe no traduce del todo si el mercado laboral atraviesa un período bueno, malo o regular.

La marcha que ayer realizaron organizaciones gremiales, sociales y agrupaciones partidarias le dieron color político a esta tradicional celebración. Hubo críticas al Gobierno y reclamos de un cambio de modelo económico, con el argumento de que está en riesgo la ocupación industrial y que la alta tasa de inflación está aumentando la precariedad social.

Los planteos tienen bases reales. En lo que va del año hubo pérdida neta de puestos de trabajo (60.000 hasta mayo, según datos oficiales), sobre todo por la caída en la construcción, que no pudieron ser compensados por los creados en otros sectores, como los servicios. Pero el debate suele poner más énfasis en la descripción del problema que en las vías de solución, que los críticos no profundizan.

Los especialistas coinciden en que en los últimos cuatro años casi no hubo creación de empleo privado. El Estado compensó parcialmente ese déficit, pero sin financiamiento genuino del Tesoro.

Los recursos que aportó el Banco Central para cubrir el bache fiscal crearon más inflación y realimentaron el círculo vicioso. Reponer el esquema anterior no parece una solución sustentable.

La respuesta de largo plazo es repotenciar la inversión privada, que casi nunca cubre todas las necesidades de una economía como la Argentina, pero es la única salida sustentable. El Estado tiene que ayudar a pasar los tiempos malos, aunque sin perder de vista su rol central: definir un proyecto de país que impulse el surgimiento de un círculo virtuoso.