Martes  19 de Septiembre de 2017

Desafíos a la salida del péndulo

Desafíos a la salida del péndulo
La recuperación económica del segundo semestre del año se configura como un rebote más difundido que en la primera mitad del año. Al crecimiento del agro y de la construcción ya materializados, se le adicionó la recuperación de la industria y el comercio. De este modo, hacia finales de año la actividad económica habrá logrado recuperarse del traspié de 2016. El año que viene será el primer año par desde 2010 que muestre una evolución positiva. No obstante, persisten importantes desafíos que las autoridades no deben subestimar.

La recuperación se asienta en mayores bases que en los primeros meses del año. La industria manufacturera presentó su tercera suba consecutiva luego de 15 meses en baja y, si bien todavía se advierten números decepcionantes en el consumo masivo, la confianza parece reaccionar positivamente conforme al incremento en la actividad (aumentó un 12% para la UTDT).

Destaca una persistente heterogeneidad en el consumo: las ventas minoristas continúan en terreno negativo (-0,3% i.a.), mientras las ventas de autos (20% i.a. en agosto) y las escrituras (48,8% i.a. en julio) presentan incrementos significativos, apalancados en parte por un creciente rol del crédito hipotecario y prendario (la mitad de las ventas de vehículos se realizó con crédito prendario en el período enero-julio, en tanto, el 21,5% de las escrituras en la Ciudad de Buenos Aires se realizó a través de préstamos hipotecarios).

En cuanto a la inversión, comienza a vislumbrarse un impulso menos selectivo y un repunte en la construcción privada. En efecto, todos los insumos de la construcción presentaron incrementos en julio, a diferencia de lo que ocurría a principios de año. A su vez, en cuanto al equipo durable, se advierte un fuerte incremento en la producción de maquinaria agrícola (23% i.a. en julio) y de utilitarios (12% i.a. en agosto), así como en las importaciones de bienes de capital (35,5% i.a. en cantidades). Por su parte, la producción de bienes de capital registró una suba luego de más de un año en baja (5% i.a. en julio 17).

Más allá de estas cifras, la actual recuperación debe ser puesta en perspectiva. El crecimiento del 1,6% del primer semestre es modesto y la gran mayoría de los sectores aún no alcanzó a retornar los niveles de dos años atrás, ni en producción, ni en empleo. Sólo el 41,5% de la población se encuentra ocupada, por debajo de los niveles de mediados de 2016. Incluso, la aparente baja de la desocupación en el segundo trimestre de este año (alcanzó al 8,7% de la PEA) se explica por una baja en la afluencia de personas al mercado de trabajo. De haberse sostenido la participación en relación a un año atrás, la desocupación habría alcanzado al 9,9% de la población activa, en niveles de una década atrás.

Restará aún un nuevo semestre para recobrar los niveles previos en la actividad económica. Hacia finales de año, nuestro país volvería a los niveles de 2015, creciendo un 2,8% en el promedio del año y dejando un impulso estadístico de 1,5% para 2018. Si bien este arrastre estadístico no es desdeñable, los importantes desafíos hacia delante podrían reconfigurar el escenario del próximo año, entre ellos, la trayectoria de las cuentas fiscales, la aún elevada inflación y el rojo comercial.

Destaca el desafío fiscal aún a pesar de la desaceleración del gasto primario (22,9% i.a. en julio, frente a un 30% i.a. en los primeros siete meses). En efecto, la mayor parte de las partidas creció por encima de la inflación, mientras mirando hacia adelante la mitad de las erogaciones continuará ajustando por la inflación pasada. A su vez, la meta del próximo año implica una reducción del déficit de 1,4 puntos del producto, si se tiene en cuenta que ya no se contará con los recursos extraordinarios del blanqueo (0,4% del PBI).

Frente al déficit, el financiamiento vía endeudamiento en el exterior obliga al Banco Central a enormes esfuerzos de absorción. En ocho meses, la emisión de pesos producto de la compra de divisas al Tesoro ascendió a $ 131.000 millones (+50% i.a.) y, más allá de los esfuerzos en materia de tasas, los agregados monetarios crecen a un ritmo acelerado (+36% i.a. el M2 privado). De hecho, la base monetaria se expande a una tasa del 27% i.a., pero sin las compras de divisas al Tesoro lo haría a un ritmo del 8%.

Por su parte, los precios volvieron a la velocidad crucero de entre 1,5% y 2% mensual del 2007-2015. Por lo tanto, el reto será desactivar la inercia inflacionaria para perforar el piso actual, teniendo en cuenta que 7 de cada 10 puntos se explican por alzas en la inflación core. Romper estas barreras será clave en un contexto de incrementos ya programados en electricidad, agua y combustibles, entre otros.

En tercer lugar, la evolución de los flujos de comercio exterior enciende señales de alarma. Primero, el saldo comercial alcanzó un mínimo histórico. Segundo, las cantidades exportadas son las mismas que en 2005 y los envíos de productos industriales al exterior están en los niveles de 2006. Más aún, cerca de la mitad de nuestras exportaciones está concentrada en cuatro productos (pellets, cereales, material de transporte y grasas y aceites). Por su parte, por el lado de las importaciones, las compras de bienes de consumo por habitante retornaron a los valores récord de 2011. Finalmente, trabajar sobre todas las variables claves que determinan la competitividad continúa siendo una cuenta pendiente. El tipo de cambio real multilateral se mantiene en mínimos, aunque se mantiene por encima de los valores pre salida del cepo. En tanto, persiste una importante brecha de competitividad respecto de otros países, en cuestiones como tecnología, innovación o infraestructura.

Así, más allá de la recuperación más difundida, persisten dinámicas que habrá que monitorear, que terminarán delineando un 2018 no ausente de desafíos, con un crecimiento que proyectamos en torno al 2,4%. En definitiva, la actividad económica saldrá del péndulo del último lustro, pero el camino para sostener el crecimiento no está asegurado.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000055,000058,5000
DÓLAR BLUE-0,396862,250062,7500
DÓLAR CDO C/LIQ1,0833-69,2800
EURO-0,263862,235362,2633
REAL-0,117213,637213,6413
BITCOIN-1,22569.888,45009.897,7700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,415460,4375
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,729770,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,635872,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000060,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,531,53
DISC USD NY0,000073,7573,75
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000030.060,4600
BOVESPA0,0000104.817,4000
DOW JONES-0,590027.094,7900
S&P 500 INDEX0,00002.992,0700
NASDAQ0,00008.117,6740
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,4444329,0399324,3551
TRIGO CHICAGO0,5679178,9419177,9314
MAIZ CHICAGO0,8092147,1398145,9587
SOJA ROSARIO0,0000238,0000238,0000
PETROLEO BRENT-0,575663,910064,2800
PETROLEO WTI-0,482057,810058,0900
ORO0,77621.519,00001.507,3000