Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Demasiadas expectativas

Imagen de DANIEL MUCHNIK

DANIEL MUCHNIK Periodista

2
Demasiadas expectativas

Y? ¿Cómo vamos?". Es la pregunta frecuente cuando se encuentran dos amigos en la calle. Con los periodistas se animan a ampliar la lista de preguntas, que no son fáciles de contestar. No hay euforia en la sociedad. Aunque impera una actitud de respaldo, en poco tiempo más se les pedirá a los funcionarios rendiciones de cuenta.

Demasiada ansiedad, diría un observador, pero al mismo tiempo sinceridad y pedido explícito para que las autoridades no se queden sentadas en los laureles. Macri y su gabinete dan la imagen de que están trabajando y ponen el mejor empeño. Saben que tienen que sortear innumerables obstáculos.

Cristina Fernández ha dejado las arcas vacías y llenado los puestos del Estado a militantes que la vitoreaban a los gritos, maldiciendo a sus opositores. Un típico manejo del populismo autoritario, repetido durante años.

Otros dolores de cabeza que no han podido ser frenados: por un lado la inflación que ha crecido y otro la preocupación por el déficit fiscal. La inflación es una repercusión por la nueva altura del dólar, más la actitud de empresarios y comerciantes que quieren cubrirse. El déficit fiscal seguirá latiendo. No se puede doblegar en el corto plazo.

Desde 2007, uno de cada tres empleados del Estado ingresaron por favores que le hizo el Gobierno, no por méritos, no por títulos, no por concursos.

Cuando hace días se desalojó el AFSCA y a su titular Martín Sabbatella, se comprobó en ‘situ’ que los que allí trabajaban eran militantes, afiliados al Movimiento Nuevo Encuentro, oficialista y con atribuciones ilimitadas para perseguir y denostar a medios de comunicación críticos y demoler los pedidos de nuevos espacios como lo hizo el Grupo Perfil. Sabbatella no les habrá abierto la puerta por la capacidad de cada empleado, por su profundo conocimiento de las comunicaciones sino por ser adherentes de lo que consideraba su partido, al que debían entregar, cada uno, el 8 por ciento de sus ingresos por mes.

Militantes ciegos, obstinados, seguidores de los propósitos de Sabbatella cuyo único ideario, su única razón en la vida de reivindicaciones políticas era la aplicación de una Ley de Medios a piacere. Pequeña y triste bandera de lucha de una entidad política minúscula.

El Ministro de Modernización, Andrés Ibarra, prometió que el gobierno revisará unas 24.000 contrataciones del Estado y unos 11.000 concursos realizados entre 2013 y 2015. Revisión que se ocuparía de incluir las recientes 2.500 designaciones en la administración pública, desde la segunda mitad del 2015. Los sueldos eran buenos, pero mejores los de los periodistas alineados en la defensa férrea del cristinismo, negando la existencia de la oposición. El trabajo de Ibarra recién comienza porque habrá que comprobar con lupa los números del personal de lugares especiales donde irrumpieron los de La Cámpora y sus adláteres. Por ejemplo la Cancillería, el Correo, el Ministerio de Educación y los medios de comunicación oficiales.

Algunos expertos en administración y políticas públicas señalan que Macri, en su intención de no abandonar a la suerte todos los rincones de la vida pública agregó, como nunca, el número de ministerios y dependencias. Toda esta amplia estructura con supervisores y coordinadores del trabajo operativo. Esta nueva configuración se traduce en más gastos que los necesarios. Un argumento a favor de lo que se hizo es que un sólo Ministro no puede entender y manejar mil aspectos de una extensa problemática. Un sólo hombre no puede estar y actuar en dos sitios distintos al mismo tiempo. Necesita colaboradores que lo mantengan informado de cada segmento de su poder. Al mismo tiempo los ministros serán coordinados por otros funcionarios. No tiene nada que ver con una estrategia elefantiásica. Por el contrario, se nota en ésto la mano de hombres empapados en la lógica empresaria que es la de rendir cuentas. Para dar vuelta un país que estaba en situación de ahogo y en algunos casos de quebrantos es necesario un Presidente resuelto y decidido. Que no necesite publicitarse todos los días, todas las semanas por la cadena de radio y televisión.

La fuga de los hermanos Lanatta, que estuvieron en estrecha comunidad con el narcotráfico sangriento, volvió a traer a la realidad la problemática del negocio de la droga, que necesitará estrategias muy distintas, una enfermedad imposible de curar en pocos años. ¿Cómo fue posible la fuga de detenidos muy vigilados? ¿O acaso los dejaron escapar? Si así fuera, ¿para qué?
¿Piensan prestar servicio a determinada causa? Todo exageradamente misterioso y altamente peligroso. El episodio muestra que cualquiera, el mas renombrado de los asesinos múltiples puede ganar la libertad sin demasido esfuerzo. Esto le pega al Servicio Penitenciario y también a la Justicia.

Y, sin dudar, al gobierno, por ineficiencia en ese sector. Una verdadera granada de mano a la gobernadora María Eugenia Vidal y a sus ministros.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Emilio Gaviria
Emilio Gaviria 05/01/2016 06:59:23

Deben denunciarse de inmediato todos los hechos ilícitos y personas sospechadas ante la justicia. No conseguir votos a cambio de impunidad.

Horacio Benito Maidana
Horacio Benito Maidana 04/01/2016 04:10:28

Por qué no allanan los domicilios de J. Lanata, Carrió y Cl.arín, el PRO: los últimos que negociaron con los prófugos favores de campaña, es tan obvio que no hay otra explicación: los quieren MUERTOS o no encontrarlos, menos con RITONTO conduciendo