Dato para la política: el mercado laboral todavía está lejos de la recuperación

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que procesa el BCRA registró en enero, como era de esperar, el moderado optimismo que activó la calma financiera. Los analistas que vuelcan sus pronósticos en ese espacio creen que continuará la tendencia bajista del dólar, así como de la tasa de interés, con un dato que lo dice todo: en el REM la tasa promedio para la Leliq en febrero es de 52,8%, y en el cierre de ayer ese número ya había sido perforado.

Hay otro registro saliente en el escenario que describen los economistas: estiman que el PBI en términos desestacionalizados tendrá en el primer trimestre del año una variación igual a cero contra los tres meses previos, y una mejora de 1,5% en la comparación del segundo contra el primero.

En términos generales, implica que ven un sendero de recuperación a partir de diciembre, que podría promediar un leve crecimiento desde el mes de abril. El pronóstico de todo el año sigue mostrando un descenso de 1,2% (menos duro que la proyección del FMI) porque el arrastre estadístico de 2018 hundirá la cuenta anual.

Lo que hay que anotar y remarcar, es que esta tendencia puede ser el principio de la solución, pero no la solución. Entre abril y noviembre del año pasado se perdieron 200.000 empleos formales, según el SIPA. En la segunda mitad del año, la tasa de entrada (trabajadores que ingresan al mercado laboral) se ubicó en los mínimos de 2002.

A ese dato hay que agregar que en diciembre hubo un fuerte crecimiento de la tasa de salida, lo que según Ecolatina puede implicar que la pérdida de puestos de trabajo se acelere en el verano. Hay sectores que se van a recuperar, pero es probable que después de una crisis intensa, lo hagan con otra estructura y rentabilidad.

Tags relacionados
Noticias del día
Voló la renta variable

Las acciones se dispararon y el Merval llegó a un nuevo máximo histórico

Las acciones se dispararon y el Merval llegó a un nuevo máximo histórico
El índice bursátil porteño tuvo un avance de 2,1% en pesos y cerró la rueda en 80.085,27, su valor más alto de cierre en pesos. Sin embargo, al medirlo en dólares contado con liqui está más cerca de su piso que de su techo. Los ADR argentinos tuvieron una muy buena jornada. En tanto, los bonos en dólares registraron un pequeño alivio y cerraron con leves subas