Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Data e Inteligencia Artificial en la era de la conectividad

Quien intenta conocer las últimas novedades del mundo tecnológico habrá notado que, cada 3 o 6 meses aparece un nuevo ‘buzzword’ que provoca furor causando el surgimiento de múltiples productos y servicios. Hoy, ese ‘buzzword’ probablemente sea la Realidad Virtual, los Self-driving cars, precedidos por Internet of Things, Data Visualization, Big Data o conceptos como el Cloud Computing.
Sin embargo, no todo lo que se inventa son cosas nuevas y revolucionarias, ya que por lo general son una evolución de procesos que venían surgiendo. Un claro ejemplo son los formatos de storage, desde los primeros discos duros de IBM, las cintas magnéticas, los diskettes, ZIP drives, CD-ROMs, DVD-ROMs, DVD-ROMs Dual-Layer, Blu-Rays, etcétera.
Paralelamente hay otras tecnologías que también evolucionan, desde los CPUs que manejan mayor cantidad de datos y con más rapidez, videojuegos que incorporan gráficos de mayor calidad, hasta las conexiones de Internet que se vuelven más veloces gracias a la evolución (y posterior incorporación) de un nuevo hardware de red. A medida que la tecnología avanza, la cantidad de datos que se necesitan transmitir y procesar es mayor; naturalmente llevará a la invención de nuevas tecnologías para guardar más datos, transmitirlos rápidamente y procesarlos de forma eficiente.
El avance en la velocidad de las conexiones de Internet hizo que el uso de discos de storage sea poco práctico. Apple ha entendido esto antes que otras, y fueron pioneros en no incorporar más lectoras/grabadoras de DVD en sus computadoras. Muchas otras empresas recién hoy están siguiendo sus pasos.
La tecnología viene evolucionando a pasos agigantados, pero no como muchos se imaginan; encontramos conceptos como Computer Vision, Machine Learning, Algorítmos Genéticos y RNAs (Redes Neuronales Artificiales), hijas del campo más grande conocido como Inteligencia Artificial. Industrias como FinTech (Financial Technology) han adoptado la IA para hacer posible el HST (High-Speed Trading), en donde procesan millones de datos y siguen tendencias en tiempo real, mediante la realización de micro-transacciones. Se invierten millones de dólares en tirar fibra óptica sub-oceánica, para unir Londres con Nueva York y acceder a la información más rápido. Esos milisegundos que para estas empresas representan millones de dólares. Los humanos no pueden actuar ni tomar decisiones, ya que el volumen de datos es demasiado grande. Todo queda en manos de un algoritmo, que una vez puesto en marcha, todo el proceso está automatizado.
Netflix y Amazon utilizan su Big Data en combinación con algoritmos de IA para poder realizar mejores recomendaciones a sus usuarios.
Las empresas notarán que dejar el volumen de datos en manos de humanos es demasiado como para poder actuar a tiempo y encontrar patrones que son imperceptibles para la mente humana. Es esencial entender que lejos de destruirnos, la Inteligencia Artificial se convertirá en uno nuestros aliados más importantes.