Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cuba sin Fidel y el desafío más difícilde superar: la velocidad del cambio

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

1

La muerte de Fidel Castro, el hombre que llegó al poder en 1959 tras derrocar al dictador Fulgencio Batista y que controló los destinos de su país durante más de 50 años, dejó en pie un inevitable debate sobre el destino de la revolución cubana. A nivel continental, la discusión impacta por la trascendencia política que adquirió el régimen como modelo para la izquierda latinoamericana. Pero en un sentido más global, sobresale otro elemento: el factor que atenaza a los regímenes de partido único es su capacidad para cubrir la brecha entre la innovación permanente que habilitan las nuevas tecnologías, y el tiempo que le toma a los modelos más ideologizados adaptar su concepción social al cambio.
Bajo la gestión formal de su hermano Raúl, en Cuba comenzaron una serie de reformas que adquirieron otro sentido cuando la administración de Barack Obama abrió la puerta al deshielo y facilitó la normalización de las relaciones económicas entre ambos países. Si Donald Trump da marcha atrás con la flexibilización que adoptó el presidente saliente, la isla puede quedar sumida en la incertidumbre.
Cuba vivió demasiados años aislada del progreso material. Más allá de que sus habitantes aceptaran hacer ese sacrificio para mantener sistemas de salud y de educación considerados ejemplares, año tras año el precio personal que pagaban para sostenerlo se hizo más alto.
El mundo aún es generador de desigualdades y está lejos de ser el hogar seguro y confiable que muchos desean. Pero las creaciones del hombre continúan despertando una atracción a veces impiadosa, que derriba usos, costumbres, leyes, hábitos sociales y concepciones políticas. Las innovaciones ya no tienen fronteras y la discusión del futuro será si una sociedad puede regular el cambio o al menos administrar su velocidad. Lo que seguro no podrá hacer es ignorarlo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 28/11/2016 08:45:17

innovación permanente que habilitan las nuevas tecnologías, SPEAK, ONLY GERMANS LANGUAGE; NEVER NEOLATINS LANGUAGES !!!! CHE ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ (Iosele)